3 maravillosos consejos para dormir profundamente a la noche

Dormir el tiempo suficiente todos los días puede ser algo difícil de conseguir. Se estima que al menos un cuarto de la población mundial no consigue dormir lo suficiente. Esto hace que aumente el riesgo de sufrir accidentes y potencia la gravedad de enfermedades crónicas, como la diabetes, las enfermedades del corazón, e incluso la depresión.

Para poder comenzar a dormir bien, es necesario hacer algunos cambios de hábitos. Es importante que los nuevos hábitos promuevan el buen descanso, y que uno pueda eliminar todos aquellos factores que nos mantienen despiertos por la noche o pueden interrumpir el sueño.

Aquí compartiremos contigo algunos tips para poder descansar mejor durante la noche. Algunos parecen más obvios que otros, pero todos son igual de importantes.

Consejos para dormir bien durante la noche

1 – Establecer una rutina

Mantener una rutina a la hora de ir a dormir es crucial para descansar. Según la Clínica Mayo de los EEUU, cambiar constantemente los horarios en los que uno se va a dormir no hace más que confundir al nuestro reloj biológico.

Seguir un calendario u horarios para dormir prepara a la mente para descansar. La rutina también es clave. Si todos los días haces algo parecido, el cuerpo sabrá que es hora de ir a dormir.

Esta rutina podría comenzar con un baño, luego escuchar múisca, leer un libro, o cualquier otra actividad similar. Si repites este comportamiento día tras día verás como tu cuerpo comenzará a adaptarse a él y “entender” que es hora de ir a dormir.

2 – Aleja los aparatos electrónicos de la cama

Intenta dejar de lado los aparatos que puedan estimular tu mente alejados de la cama, que es donde tienes que descansar. La presencia de dispositivos electrónicos cerca de la cama pueden hacer que sea más difícil conciliar el sueño.

La luz azul de los dispositivos electrónicos corta con la producción de melatonina, una de las hormonas más importantes en relación con el sueño.

Si la cama está relacionada con acciones estimulantes, como ver televisión, jugar videojuegos o tener sexo, será más difícil lograr dormir allí.

Evita ver televisión, chequear tu teléfono celular, usar tu computadora, o realizar actividades estimulantes cuando estés en la cama. Si lograr reforzar la relación entre “cama” y “descanso” verás que será más fácil conciliar el sueño.

3 – Cuidado con lo que tomas

Lo que tomes horas antes de dormir condicionará la calidad de sueño que consigas. Existen dos bebidas muy perjudiciales para el sueño, el café y el alcohol.

La cafeína es un estimulante que te puede mantener despierto. Los efectos de la misma pueden tomar hasta seis horas en desaparecer. La recomendación es dejar de tomar bebidas con cafeína durante la tarde. Verás que será más fácil dormir por la noche.

Por otro lado, el alcohol es un sedante que te puede hacer sentir cansado, pero que definitivamente interrumpe el sueño. Esto hace que tu sueño sea más liviano y que durante los ciclos de sueño no llegues a las etapas más profundas. ¿La consecuencia? Al otro día estarás más cansado.

Si estás por ir a dormir, te recomendamos tomar alguna bebida con efecto calmante, como un té de hierbas o un vaso de leche. Intenta no tomar mucho, porque las ganas de orinar son un factor que también podrán interrumpir tu sueño.