5 consejos caseros para tratar los talones resecos

Los talones resecos son un problema de pies muy común y pueden padecerla los adultos y los niños, siendo la mujer más propensa a padecerla que los hombres.

Para la mayoría de las personas, los talones quebrados no es serio pero causa cierta incomodidad cuando andas descalzo. En algunos casos, las grietas en los talones se vuelven muy profundas causando dolor.

Tratamientos caseros para los talones resecos

1. Bálsamo o hidratantes fuertes

El primer tratamiento para tratar la sequedad de los talones es usar bálsamos para pies. Estas lociones contienen ingredientes que suavizan, hidratan y exfolian la piel muerta. Presta atención a los siguientes ingredientes:

  • Ácido salicílico
  • Alfahidroxiácidos
  • Isomerizado sacárido

Puedes encontrar estos ingredientes en bálsamos para pies en farmacias o drugstores.

Algunos bálsamos para pies pueden causar irritación en la zona pero es algo normal. Consulta con tu doctor si la loción sigue produciéndote molestia, picazón o ardor.

Los casos severos de talones agrietados necesitan una prescripción de un bálsamo especial o cremas con esteroides para ayudar a reducir la inflamación y alivian la picazón.

2. Remoje y exfolie sus pies

La piel alrededor de las grietas de los talones suele ser más gruesa y seca que el resto de la piel. Esta piel suele separarse cuando le aplicas presión. Con la exfoliación y la humectación puedes ayudar mucho a la piel de los talones. Te proponemos unos tips:

Pumice scraping heel of foot

Para un remojo de los pies:

  • Mantén tus pies en agua tibia con jabón alrededor de 20 minutos
  • Usa una esponja dura o piedra pómez para quitar el resto de piel dura y gruesa
  • Seque suavemente los pies
  • Aplica bálsamos o humectante en el área afectada
  • Aplica vaselina en tus pies para impedir que la crema humectante se salga
  • Ponte medias para evitar esparcir la grasa por todos lados
  • Cuando los pies están secos, no los frotes ya que esto empeora el daño en la piel

3. Vendaje líquido

Puedes aplicar vendas líquidas para sellar la herida y prevenir infecciones o más grietas en la piel de tus talones. Este producto viene como un spray, por lo tanto puedes despreocuparte de la incomodidad.

El vendaje líquido es la mejor opción para tratar la grietas que son profundas y pueden sangrar. Aplica el spray sobre la piel limpia y seca.

Puedes comprar este producto sin prescripción médica en cualquier farmacia.

4. Miel y aceite de coco

Estos dos productos naturales son ideales para tratar la problemática de los talones resecos. Ambos tienen propiedades anti-inflamatorios y anti-bacterial por lo que es ideal para humectar y cuidar tu piel.

Recuerda aplicar sobre la piel limpia y seca con suaves masajes hasta que absorba. Puedes repetir la acción dos veces al día.

5. Otros ingredientes naturales

Ya mencionamos los dos remedios naturales más importantes, pero debes saber que hay más. Y estos se enfocan específicamente en humectar y suavizar la piel. Entre ellos se encuentran:

  • Vinagre, para remojar los pies y remover piel muerta
  • Aceite de oliva, para humectar
  • Manteca de karité, para humectar
  • Bananas aplastadas, para humectar
  • Cera parafina, para sellar el humectante
  • Harina de avena mezclada con aceite, para exfoliar

¿Cómo puedes evitar los talones quebradizos?

¡El calzado tiene mucho que ver! Si eres propenso a sufrir de talones agrietados, intenta encontrar zapatos que calcen de forma apropiada y le brinden soporte a tus talones.

Siempre que puedas, usa zapatos con un soporte firme en tus talones y que sea ancho, para amortiguar la presión sobre los talones.

Evitar:

  • Sandalias u ojotas que puedan aumentar el riesgo de los talones resecos
  • Zapatos con talones abiertos, generalmente no proveen soporte a ese sector del pie
  • Zapatos de tacón alto y fino que causa que tus talones se expandan por los lados
  • Zapatos apretados

Imágenes: 2, 3, 4