Vida en pareja: 6 hábitos que debes evitar ya mismo

Encontrar pareja no es nada fácil, todas lo sabemos. Y más difícil es hallar el amor de tu vida. Pero a veces sucede y nos enamoramos, las cosas marchan muy bien y decidimos mudarnos. ¿Qué podría fallar de la vida en pareja?

Pues bien, si no evitas hábitos dañinos para la convivencia puedes llevar a la pareja al desastre y la eventual separación. Aunque suene raro, una vez que encuentras el amor de tu vida y te mudas, en ese momento exactamente empieza lo difícil.

6-habitos-que-debes-evitar-de-la-vida-en-pareja2

Pero no todo está perdido, desde ya. Sólo hace faltar estar atento y evitar a toda costa el famoso “dejarse estar”, que es lo peor que le puede ocurrir a una pareja conviviente. Decirlo es sencillo y hacerlo es bien complicado, pero en este artículo intentaremos ayudarte detallando los 6 peores hábitos para la vida en pareja.

1. Nunca te lleves los dedos a la nariz

O al menos no lo hagas delante de él o en público. Puede ser tentador, pero la verdad es que puedes evitarlo y dejar de lado una costumbre por demás asquerosa.

Es cierto que todas lo hacemos cuando estamos solas, o al menos una gran mayoría. Sin embargo, nunca debes olvidar que tu pareja es otra persona, por más cómoda que te sientas con él.

He allí uno de los problemas más comunes de la convivencia: nos sentimos tan relajadas cuando todo marcha bien, que nos olvidamos del otro. Y entonces todo empieza a estar mal.

2. Evitar los sobrenombres

Aunque sea lo más normal del mundo, poner sobrenombres nos distancia en vez de acercarnos. Más allá del ocasional “mi amor” o “mi vida”, no deberíamos bautizar a nuestra pareja con sobrenombres demasiado acaramelados o cursis.

Y mucho menos utilizar apodos del tipo “chanchito” o “gordito”, que esconden agravios bajo una aparente dulzura. Lo mejor es llamarse por el nombre real. Para algo lo tenemos, ¿no?

6-habitos-que-debes-evitar-de-la-vida-en-pareja

3. No al espionaje

Meterte el dedo en la nariz y decirle “chanchito” a tu pareja son hábitos que erosionan la pareja, eso es cierto. Pero son, dentro de todo, hábitos que no hacen demasiado daño y pueden tolerarse.

Lo que no puede tolerarse ni hacerse es espiar al otro. No, no y no. Si sospechas de algo, háblalo. Si estás segura, con más razón. Pero nunca debes actuar por impulsos y cometer el gravísimo error de meterte en su celular o computadora.

Primero, porque es una intromisión a su privacidad, y siempre recuerda que, por más bien que se lleven, son dos individuos. Y segundo porque, si te llegas a equivocar o él te descubre, habrás cometido uno de los errores más grandes de tu vida.

4. Nunca fuerces amistades

Las salidas en pareja o con un grupo de amigos son divertidas y necesarias, pero también pueden ser problemáticas. Está bien que salgan cada tanto en grupo, aunque esto nunca debe ser prioridad frente a las salidas en pareja.

6-habitos-que-debes-evitar-de-la-vida-en-pareja4

Si sales mucho con amigas solteras, incluso se puede pensar que extrañas ese tipo de vida y así despertar susceptibilidades innecesarias. De todos modos, lo importante en este tema es mantener la comunicación y dejar todo en claro.

5. No te obsesiones con los hijos

Sí, es cierto, los niños son adorables, pero también son una responsabilidad enorme y cada uno la maneje como mejor puede. No obligues a tu pareja a asumir semejante responsabilidad si todavía no está listo.

6-habitos-que-debes-evitar-de-la-vida-en-pareja1

Algo similar ocurre con el matrimonio. Si presionas demasiado, el efecto que consigues puede ser el contrario. Siempre recuerda que una cantidad enorme de parejas se separan por estas presiones y que debes tener paciencia y comprensión.

6. Cuidar los malos olores en la vida en pareja

Cuando convives, es muy habitual que la casa se impregne de olores desagradables y ni siquiera te des cuenta. No porque tu olfato funcione mal, sino porque te acostumbras o porque no presta atención.

Entonces tu pareja llega de trabajar y se encuentra con el hogar repleto de mal olor. Sin dudas, eso lo deprimirá. Procura tener desodorantes de ambientes o un aromático sahumerio para evitarlo.

Lo mismo ocurre con las flatulencias, un tema tabú que, sin embargo, es más habitual de lo que nos gusta admitir. No hace falta ni que lo digamos: las flatulencias son de por sí desagradables y dejan mal olor. Evítalas siempre y trata de que tu pareja las controle.

Como dijimos al comienzo, la convivencia es difícil y no hay fórmulas mágicas para la felicidad. Lo que sí podemos hacer es cuidar nuestros hábitos, tanto los que ya nombramos como otros tantos que, si prestas atención, descubrirás por ti misma.

Califica este artículo:

0/50 votos