7 consejos para comer bien y mantenerte en forma sin esfuerzo

Comer bien es súper fácil. Sólo tienes que saber cómo hacerlo. A fin de cuentas, es sólo una cuestión de elecciones. Aquí compartimos contigo siete consejos para que mantengas una alimentación sana, favoreciendo tu salud y bajando de peso.

1 – Elige alimentos naturales (no procesados)

La idea básica de comer bien consiste en elegir alimentos que estén lo más cerca posible de su forma natural. En vez de elegir alimentos que vengan envasados, pasa por la verdulería y compra frutas y verduras frescas.

¿Quieres comer carne? Elige cortes de carne vacuna o pollo en vez de comprar “bolitas de pollo”, “milanesas de pollo”, u otros alimentos similares.

Cuando evitas la comida ultra-procesada (como galletitas o alimentos ya preparados) estás evitando muchas calorías, azúcar, sal, y grasas saturadas.

2 – Come granos enteros

Los carbohidratos refinados, como por ejemplo la pasta, el pan blanco, o el arroz, pierden nutrientes en el proceso de fabricación. Cambia estos alimentos por sus alternativas sin refinar, como por ejemplo pan o arroz integral.

Puedes elegir también otros granos como por ejemplo la avena, los pochoclos, etc. Este cambio podría tener un gran impacto en tu vida: los estudios indican que una dieta alta en granos integrales puede disminuir el riesgo de enfermedades del corazón, diabetes tipo 2, y cáncer de colon.

3 – Llénate de frutas y verduras

Las frutas y las verduras son el verdadero ejemplo de comida sana. Muchas personas dicen que estos alimentos tienen que consumirse frescos, pero la verdad es que no hay nada de malo en consumir algunos congelados.

Asegúrate de consumir las versiones naturales de estos productos y evita en lo posibles frutas y verduras empacadas y congeladas porque podrían tener agregados de azúcar o sal.

Entre jugos y frutas, siempre elige las frutas, porque tienen más fibra y menos azúcar. Intenta de comer entre 5 a 9 porciones de frutas y verduras todos los días.

4 – Cuidado con la sal y azúcar agregados

Las comidas naturales tienen bajos niveles de sal y azúcar, y agregarle estos elementos va en contra de su naturaleza natural y sana.

Como las comidas procesadas son una fuente importante de sal/azucar agregados, intenta evitarlas a toda costa. Cuidado con productos que parecen sanos como los yogurts o la salsa de tomates, porque pueden tener una cantidad grande de sal y azúcar agregada. Siempre lee las etiquetas para mantenerte informado.

5 – Evita los ingredientes artificiales

Los colores artificiales, los edulcorantes, los conservantes, y otros ingredientes hechos por el ser humano no tienen que formar parte de una dieta sana y natural.

Cuando estés por comprar algún producto siempre lee las etiquetas. Si ves algún ingrediente que no parezca natural, intenta no consumir ese producto. Evita los alimentos con ingredientes no naturales.

6 – Toma mucha (mucha!) agua

En vez de tomar jugos y refrescos con azúcar o endulzantes artificiales, intenta inclinarte siempre por las bebidas sin calorías, como por ejemplo el agua o el té de hierbas.

El agua no sólo puede saciarte sino que además te dará más energía y combatirá la fatiga crónica. ¿Necesitas un poco de sabor? Puedes probar agregando algunas rodajas de limón al agua, o utilizar menta.

7 – Cuidado con el alcohol y la cafeína

Algunas personas van al extremo y deciden eliminar el alcohol para siempre de sus dietas. Otras personas van a una opción más moderada y deciden tomar alguna bebida alcohólica de vez en cuando.

Los expertos recomiendan no consumir más de 400 miligramos de cafeína por día, y no más de un vaso de bebida alcohólica por día (para mujeres) o dos por día (para hombres). Cuando consumas café o bebidas alcohólicas, elige las opciones sin azúcares, y te ahorrarás algunas calorías extra.