Descubre los increíbles beneficios del ácido fólico para tu cabello

Sobre el cuidado del cabello es mucho lo que se dice, existen alimentos, vitaminas y otros ingredientes capaces de ayudar a recuperar el brillo, el volumen, avivar el color, evitar que se caiga e incluso lograr que sea mucho más fuerte. Hoy nos enfocaremos a comentarte los beneficios del ácido fólico para tu cabello.

Seguro has escuchado hablar del aguacate o palta, del vinagre blanco o de manzana, del áloe vera, de la vitamina E, del aceite de coco o de almendras. Pero posiblemente desconoces cuáles son los beneficios que tiene el ácido fólico sobre el cabello y el cuero cabelludo.

Empecemos por lo básico y es explicando lo que es el ácido fólico y para qué se usa regularmente. Pues se trata de una vitamina que normalmente toman las mujeres antes y durante la etapa de gestación, para evitar algunos defectos de nacimiento.

Pero no solamente es indicado para las mujeres embarazadas, también es beneficiosa para las personas en general porque ayuda a la generación de nuevas células y a la producción de glóbulos rojos. Por esto es importante incluirla en la dieta diaria.

Algunos estudios científicos han demostrado que el consumo regular de ácido fólico tiene resultados interesantes y positivos en los pacientes con fibromialgia, vitiligo y anemia.

Lo aconsejable es consumir hasta 60 microgramos en la infancia, 300 microgramos en la adolescencia y 400 microgramos en la edad adulta, para fortalecer el sistema nervioso central.

Beneficios del ácido fólico para tu cabello

El ácido fólico, también conocido como Vitamina B9, tiene muchos beneficios para el organismo en general, pero para el cabello funciona específicamente porque:

  • Evita la resequedad del cuero cabelludo
  • Impide la constante caída
  • Fija el pigmento por más tiempo
  • Evita el envejecimiento prematuro
  • Contribuye al rápido crecimiento
  • Hace que sea más grueso y fuerte
  • Promueve la reparación celular
  • Evita la sequedad y el quiebre.
  • Estimula los folículos pilosos.

Como la vitamina B9 ayuda a la absorción de otros nutrientes, contribuye a la salud, no solamente del cabello, sino también de la piel y las uñas.

Consumir el ácido fólico de manera natural

Si bien la presentación en tabletas o cápsulas es las más conocida, el ácido fólico también puede ingerirse a través de algunos alimentos, como por ejemplo:

  • Las espinacas
  • La lechuga romana
  • Los espárragos
  • El brócoli
  • Las frutas cítricas
  • Las lentejas
  • Los frijoles
  • El aguacate
  • Las coles de Bruselas
  • Los frutos secos
  • La coliflor
  • Las remolachas o betabel
  • El maíz
  • Las zanahorias
  • El apio
  • La calabaza
  • La naranja
  • El arroz blanco
  • Los cereales
  • La harina de trigo
  • La harina de maíz
  • Los tomates
  • Las fresas
  • La mantequilla de maní
  • La banana o el plátano

También son ricos en ácido fólico la toronja o pomelo, el pan integral, el pan blanco, la leche, la soja, los nabos, la papaya o lechosa, las frambuesas, los garbanzos, los guisantes, las judías verdes, las semillas de girasol, las almendras, las semillas de linaza, los brotes de mostaza y, en general, los alimentos que tienen hojas de color verde oscuro.

Una recomendación adicional es intentar consumir estos alimentos crudos y no en ninguna preparación en particular, pues al cocinarlos corres el riesgo de disminuir las concentraciones de la vitamina.

La ingesta regular de ácido fólico es importante para regenerar las células que nos permiten tener un cabello y una piel sana. El déficit de esta vitamina contribuye a la aparición de nadas, a episodios frecuentes de insomnio e irritabilidad incluso a las fallas de memoria.

Si no consumimos las cantidades adecuadas de ácido fólico, de acuerdo con nuestras necesidades, las células del cuerpo comienzan a ser inservibles. Por lo tanto, es aconsejable preguntar al médico sobre nuestros requerimientos de esta vitamina.

Califica este artículo:

0/50 votos