¿Es la acupuntura una alternativa viable para dejar de fumar?

La valoración de la ciencia occidental en todo el mundo motiva que se observe con cierto recelo a los métodos científicos empleados en otras latitudes. Tanto el uso de plantas medicinales por parte de los pueblos originarios de África y América como la medicina tradicional de Oriente no comparten la metodología científica clásica y son objeto de apreciaciones conflictivas. Sin embargo, cuando se trata de dejar el cigarrillo, la ciencia convencional suele encontrarse con escollos muy difíciles.

Además de la motivación y la psicoterapia, existen distintos medicamentos con fuerte aval científico y académico que se utilizan con el objetivo de ayudar a los pacientes a dejar de fumar.

Sin embargo, la tasa de fracasos es elevada y, en muchos casos, la toxicidad de los esquemas terapéuticos puede hacerse inaceptable para numerosos enfermos. Por lo tanto, un importante grupo de personas que buscan auxilio en su intento para abandonar el cigarrillo no parecen encontrar soluciones en términos de la medicina tradicional occidental.

Se destaca entonces que la acupuntura es una técnica ancestral, que data de no menos de tres mil años y que ha sido empleada con éxito en distintas afecciones. El uso de las modernas agujas de acero inoxidable con equipos individuales la ha convertido en un método seguro y eficaz.

Probablemente, en virtud de los resultados de ensayos científicos de Oriente y Occidente, deba considerarse a la acupuntura un recurso óptimo para estos enfermos. La utilidad de este recurso debe tenerse en cuenta para todas aquellas personas que no pueden recibir medicamentos como los sustitutos de nicotina, el bupropión o la vareniclina.

Podemos destacar entre estos pacientes a las embarazadas, las madres que dan de mamar o los individuos alérgicos o con contraindicaciones para estos fármacos.

De todos modos, la acupuntura es una alternativa útil y segura para todo aquel que busca abandonar el tabaquismo, sin importar sus antecedentes de salud.