¿Qué tan segura es la acupuntura para dejar de fumar?

Al igual que sucede con todos los tratamientos, cuando se ofrece una alternativa para dejar de fumar la seguridad representa un parámetro a tener en cuenta para el paciente y su terapeuta. En este contexto, la acupuntura es una alternativa útil y asociada con muy altos índices de seguridad cuando se lleva a cabo con las precauciones necesarias.

Esta técnica es muy antigua y se practica desde hace siglos en el marco de la medicina tradicional china. Su fundamento consiste en la estimulación o inhibición de determinados filetes nerviosos o centros específicos mediante la acción de agujas, colocadas con certeza y precaución en áreas seleccionadas del organismo.

Si bien existen trabajos científicos con resultados dispares, representa una opción para considerar entre las alternativas para dejar de fumar, en especial en aquellos pacientes que no pueden o no desean recibir tratamientos farmacológicos con este objetivo.

Sin dudas, el gran temor ante el uso de agujas, además de la entendible inquietud por el posible dolor que generan, es el riesgo de transmisión de enfermedades, entre las que se destacan la hepatitis B y la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Sin embargo, estas graves complicaciones pueden evitarse con la aplicación de medidas simples y fácilmente disponibles. Una de estas opciones es el uso individualizado de aguja, de modo tal de que cada paciente utiliza su propio juego que lleva y trae consigo en cada sesión.

Otra estrategia es el uso de agujas de acero inoxidable, de modo tal que el riesgo de infección local se reduce de manera significativa. Por otra parte, el acero inoxidable se esteriliza con mayor sencillez y el propio enfermo puede encargarse de hacerlo para su mayor confianza.

En consecuencia, la acupuntura es hoy un método práctico, seguro y probablemente eficaz para quienes desean dejar de fumar.