Agua de rosas: Qué es y cuáles son sus beneficios

¡Las rosas nunca fallan! Hay quienes las consideran únicamente un detalle para conquistar, pero es un error subestimar sus beneficios adicionales. Desde tiempos remotos, el agua de rosas es un aliado para las mujeres que persiguen el secreto natural de la eterna juventud.

Es un producto que se obtiene gracias a la destilación de pétalos para obsequiarle a la piel frescura. Gracias a sus componentes antiinflamatorios, antimicrobianos, antibacterianos y antioxidantes, tonifica y revitaliza la dermis.

De la belleza a la cocina

El agua de rosas es común en la preparación de perfumes, pero actualmente es fácil encontrarla como cosmético de uso diario, ideal para tratar afecciones de la piel, por ser alta en vitaminas B, C y E.

También destaca hasta en preparaciones culinarias orientales; por ejemplo, en la cocina iraní se añade a los frutos secos, postres y tés.

Además de hacerte lucir resplandeciente, oculta otros beneficios. No te preocupes, pues revelaremos todos.

Bondades del agua de rosas

  • Retrasa aparición de arrugas. Quizás este es el motivo por el que más la buscan. Evita que las líneas de expresión aparezcan desde temprano; lo logra con su capacidad regeneradora y contenido en vitamina C, la cual sintetiza el colágeno y crea una barrera contra los radicales libres que provocan el envejecimiento.
  • Borra marcas. Ayuda a cicatrizar y a que las marcas no luzcan desagradables. También desvanece enrojecimientos y las secuelas del acné. Es perfecta para cerrar poros.
  • Colirio para los ojos. Calma las molestias por irritación en la vista. Y si colocamos unos algodones bañados en agua de rosas sobre los ojos, no se formarán bolsas y tampoco ojeras.
  • Cura llagas. Ayuda a desinfectar llagas y heridas con tan solo aplicar un poco sobre la parte afectada.

  • Controla la piel grasa. Principalmente en el rostro, este tónico balancea la producción de grasa, permitiendo que la piel luzca más limpia, deshaciéndose de las células muertas y sacando las impurezas al desmaquillarse.
  • Previene la dermatitis. Al equilibrar el pH, contrarresta posibles alergias.
  • Calma ardor en la garganta. El dolor se marcha con gárgaras de agua de rosas; incluso, si sufrimos de ronquera, podemos mezclarla con un poco de miel.
  • Funciona como enjuague bucal. Las aftas y llagas sanan más rápido si usamos este producto para lavar nuestra boca.
  • Quita el dolor de cabeza. Migrañas y jaquecas disminuyen si colocamos compresas frías de agua de rosas en la frente, debido a su efecto relajante.
  • Acaba con la gripe. Una manera de aprovechar las rosas, es a través de sus propiedades respiratorias. Un catarro puede curarse con una infusión elaborada con el fruto que queda en la planta, una vez que se seca.
  • Fortalece el cabello. Aplicar una lavada con agua de rosas, después del champú, dará fuerza y brillo a tu melena, mejorará el flujo de sangre y robustecerá los folículos pilosos.

¡Aprende a prepararla!

Ten en cuenta que puedes usarla antes y después del maquillaje; rociar un poco sobre la piel, diariamente, ayudará a que tu apariencia sea lozana.

Es fácil conseguirla en tiendas, farmacias y herbolarios. ¡Si te animas, fabrícala en casa!

Necesitarás medio kilo de pétalos de rosas, una olla con su tapa, medio litro de agua destilada y un frasco de vidrio que puedas cerrar. Hierves los ingredientes a fuego alto, luego baja la llama sin destapar y tras diez minutos a fuego lento, apaga.

Deja reposar una hora, cuela y guarda en el frasco de vidrio. Llévalo a la nevera hasta el día siguiente, cuando podrás usarla.