Los mejores 5 métodos para sacar agua de los oídos

Si durante una visita a la playa o a la piscina, o incluso durante el baño te llega a entrar agua en el oído, lo ideal es que procedas a removerla de inmediato para evitar molestias, dificultades en la audición, e inclusive dolorosas infecciones.

El síntoma más común de esta condición es el del zumbido. Sí, las personas que tienen agua en el oído experimentan una sensación de zumbido o pitido constante que dificulta la escucha y genera una evidente incomodidad.

Por eso hoy te contaremos cómo puedes eliminar este exceso de agua de forma rápida y segura, para así evitar complicaciones futuras ¿Vale? ¡Comencemos!

Cómo eliminar agua del oído

1. Ejerce presión

Colócate la palma de tu mano sobre el oído con agua y ejerce un poco de presión para crear una sensación de vacío que permita que el agua baje a través del conducto auditivo.

Para ello asegúrate de ladear o inclinar un poco la cabeza hacia abajo para facilitar y agilizar el proceso del vaciado ¿De acuerdo?

2. Salta

Esta estrategia es muy buena cuando el agua está muy profunda, y consiste en dar saltos continuos mientras mantienes la cabeza de lado. La lógica apunta a que la presión ejercida durante los saltos ocasiona la expulsión del agua, y si quieres incrementar las probabilidades de que esto pase, entonces procura halar el lóbulo de la oreja mientras saltas para así abrir mucho más el conducto auditivo.

3. Acuéstate de lado

Este es quizás el consejo más sencillo que podemos darte. Basta con que te acuestes del lado del oído afectado y dejes que la gravedad haga su magia. Para ello intenta inclinar la cabeza hasta que quede paralela a la cama ya que de ese modo el conducto auditivo se mantendrá recto y el agua bajará sin problemas.

4. Evapora el agua

Esta acción involucra el uso de un secador de cabello pues el objetivo no es sacar el agua, sino evaporarla. Enciéndelo, colócalo en la potencia más baja que tenga, y luego póntelo a una distancia prudencial del oído afectado para así evitar quemaduras o incomodidades.

Tras un par de minutos el agua se secará y evaporará a causa del calor que emana este equipo, y así te habrás deshecho de esa molesta agua que te causaba un zumbido insoportable en el oído.

5. Apela a los remedios naturales

El popular alcohol boricado es muy eficiente y útil para absorber el agua: aplícate unas cuantas gotas en el oído, espera 5 minutos a que haga efecto y luego voltea tu cabeza para que el agua salga.

También puedes repetir estos pasos usando agua oxigenada, o vinagre y alcohol, hasta obtener los resultados esperados. Pero recuerda que si intentas sacar el agua de tu oído por tus propios medios y no lo logras, lo aconsejable es que acudas al médico de inmediato para evitar que el oído se infecte.

Aunque no lo creas ese exceso de agua es capaz de alterar el funcionamiento del oído y de causar inflamaciones y cuadros infecciosos que devengan en una otitis, u otra enfermedad afín, cuyos síntomas son fiebre, dolor intenso de oído, y en algunos casos náuseas y mareos.

Lo que debes evitar

• Evita introducir objetos en tu oído para intentar resolver el problema (muchas veces tratar de limpiarlos usando hisopos solo termina empeorando la situación)

• No trates de echarte más agua bajo la ducha para destapar el oído afectado

• Evita ir a la playa o a la piscina luego de que te haya entrado agua en el oído

• No te auto mediques si te entra agua en el oído y experimentas algunos de los síntomas descritos.

Califica este artículo:

0/50 votos