¡Toma nota! Cómo preparar las mejores albóndigas

Las albóndigas, meat balls o también conocidas simplemente como bolitas de carne, es una receta que tiene variantes en todo el mundo. Podemos encontrar, por ejemplo, las albóndigas suecas, las albóndigas chinas, las italianas, las alemanas, las chilenas, las colombianas y pare usted de contar.

Pueden ser de carne picada o molida de res, cordero, cerdo, pollo, pescado e incluso las hay vegetarianas a base de lentejas, arvejas o carne de soya. No hay una manera “correcta” de prepararlas, simplemente algunos tips para mejores resultados.

Lo más simpático del asunto es que si le preguntas a alguien, sea del país que sea, te va a asegurar que su receta es la mejor y que no hay punto de comparación. Claro todo va a depender de los gustos cada quien y de los ingredientes.

Consejos para preparar las mejores albóndigas

Si revisas los libros de recetas, los tutoriales de YouTube o le preguntas al vecino, a la abuelita o un amigo, tendrás miles de opciones para preparar este delicioso plato, puedes decidir cuál quieres intentar, pero para empezar te podemos ofrecer unos consejos básicos para garantizar un resultado delicioso.

1. Elige carne de primera, sea la opción que sea, lo mejor es que sea de calidad y no tenga tanto contenido de grasa para que al cocinarlas no se reduzcan.

2. Para un resultado más interesante puedes combinar dos tipos de carne de tu preferencia, pero procura que los sabores se complementen y no que compita uno con otro.

3. Hay quienes le colocan un huevo curdo a la mezcla para ayudar a compactar, pero esto va a depender de la consistencia de la carne que utilices.

4. El pan remojado en leche se usa si la carne es seca, pero si lo que necesitas es absorber humedad, lo mejor es que le agregues a la mezcla pan rallado.

5. Además de sal y pimienta, utiliza otros condimentos para sazonar, puede ser ajo o cebolla molida, perejil, comino, entre otros, para lograr un sabor más intenso.

6. Una vez lograda la mezcla con la consistencia deseada, para mejores resultados puedes dejarla reposando en la nevera durante un día o entre 8 y 12 horas; esto garantizará unas albóndigas más jugosas.

7. Cuando haya transcurrido el tiempo de marinado, se procede a darle forma a las albóndigas, procurando que todas queden del mismo tamaño para que la cocción sea uniforme.

8. Cuando tengamos las bolitas de carne hechas, es importante pasarlas por un poco de pan rallado para que se forme esa deliciosa capa tostada por fuera.

9. El paso siguiente va a depender de que tanto aceite quieras usar. La primera opción es freír las albóndigas en abundante materia grasa y la segunda alternativa es sofreír con un poco de mantequilla aceite, cebolla y ajo picado.

Una vez que esté listas las albóndigas, puedes utilizar la salsa de tu preferencia para comerlas, aunque la clásica es una simple de tomates que puedes elaborar con cebollas picadas, ajo, albahaca, perejil y orégano.

También, si no tienes tiempo para terminar la receta de una vez, puedes guardar las albóndigas en el congelador y sacarlas cuando las vayas a cocinar de acuerdo con la receta que hayas elegido. Te podemos asegurar que el sabor de base no va a cambiar en lo absoluto.

La gastronomía es tan rica y tan variaba que nos ofrece infinidad de formas para preparar un mismo plato, solo necesitas un poco de imaginación y la originalidad suficiente para darte tu toque personal. Inténtalo, seguro lograrás un excelente resultado y las mejores albóndigas del mundo.

Califica este artículo:

0/50 votos