10 mitos sobre la alimentación que tienes que olvidar

La alimentación es fundamental para llevar una vida saludable. A través del tiempo se han ido generando mitos acerca de ciertos alimentos que engordan y que pueden confundirnos a la hora de cuidar nuestra figura. Para mantener o bajar de peso te vamos a contar qué cosas creemos que son ciertas y NO lo son para que puedas encarar una dieta sana y nutritiva.

1. Anula la papa si quieres adelgazar: FALSO

La papa suele ser la primera verdura que nos prohíben a la hora de arrancar una dieta. Lo cierto es que además de producirnos una importante sensación de saciedad, debes saber que cada 100 gramos de papa hay solamente 80 calorías. Es el método de cocción lo que la hace prohibida, por esto debes evitar freírla o cocinarla al horno con abundante aceite y optar por una cocción al vapor o hervida.

10-mitos-sobre-la-alimentacion-que-tienes-que-olvidar

2. Los productos reducidos en grasas no engordan: FALSO

Quizás esta sea una de las grandes mentiras que nos creemos cuando empezamos una dieta para bajar de peso. Debes saber que los alimentos “light” o “diet” son bajos en contenido graso, lo que significa que tienen un 25 por ciento menos de grasas, azúcares o sal que la versión no light. Pero si hablamos de alimentos con alto contenido graso, aun siendo light, su consumo solo contribuye al aumento de peso.

3. El aceite de oliva tiene menos calorías que otros aceites: FALSO

El aceite de oliva tiene tantas calorías como cualquier otro aceite. La diferencia está en que el aceite de oliva posee propiedades antioxidantes, además de tener menor grado de grasas saturadas (nocivas para la salud), y ciertas grasas que resultan beneficiosas para la salud.

4. La sal engorda: FALSO

La sal, al igual que los minerales y las vitaminas, no tiene calorías. Consumir sal en exceso produce retención de líquidos, lo que nos hace sentir “hinchados”, además de disminuir la cantidad de calcio en los huesos, favorecer el sobrepeso y la obesidad y aumentar el riesgo de padecer hipertensión arterial. Restringiendo su consumo a valores normales, logramos el correcto funcionamiento del organismo.

5. Un jugo cítrico en ayunas quema grasas: FALSO

El jugo de cualquier fruta cítrica (pomelo, limón, naranja, frutilla o kiwi) contiene fibras que colaboran en el buen funcionamiento de la vesícula la cual cumple un rol fundamental en el proceso de la digestión. Pero por sí solo, el jugo no quema grasas.

6. El pan blanco engorda más que el negro: FALSO

La diferencia de calorías entre uno y el otro es de 255 contra 240 calorías cada 100 gramos. Lo beneficioso del pan de salvado es que tiene una mayor cantidad de fibras que al digerirse producen un mayor gasto de calorías. También hay que tener en cuenta que las galletitas de agua son aún más engordantes que el pan, ya que para su elaboración se utilizan grasas que aumentan su valor calórico.

7. Los alimentos con alto contenido de grasas producen acné: FALSO

Solemos asociar la aparición del acné con el consumo de alimentos grasos (frituras, chocolates, embutidos) pero lo cierto es que no está comprobado que sean la causa de la aparición del acné.

10-mitos-sobre-la-alimentacion-que-tienes-que-olvidar2

8. El alcohol fija las grasas: FALSO

Por sí solo el alcohol no fija las grasas pero aporta calorías, que varían según la graduación alcohólica (a mayor graduación, más calorías) y a su vez funcionan como fuente calórica para los procesos metabólicos. Esto provoca que en vez de utilizarse la grasa como “combustible” se use las calorías del alcohol y como resultado se almacenan las grasas como tejido adiposo.

9. Eliminar los carbohidratos de la dieta: FALSO

Son los encargados de brindarle a nuestro cuerpo la energía que necesita para realizar los procesos metabólicos, fundamentalmente al sistema nervioso y al cerebro. La clave para consumir carbohidratos es mantener el equilibrio entre el exceso (que produce aumento de peso) y la falta de ellos, lo que lleva a la falta de energía y/o desnutrición.

10. El huevo es malo para la salud: FALSO

Generalmente se relaciona el aumento del colesterol directamente con el consumo de huevo pero está comprobado que una persona con niveles de colesterol normales puede consumir hasta 7 huevos a la semana, mientras que con exceso de colesterol puede comer hasta 3 o 4 huevos a la semana.

10-mitos-sobre-la-alimentacion-que-tienes-que-olvidar1

Otro dato es que puede consumirse la cantidad que se desee de la clara del huevo ya que no aporta calorías.

Ya hemos desenmascarados alguno de los mitos sobre la alimentación. Existen alimentos que no engordan y otros que sí. El consumo moderado de ellos te permitirá mantener un equilibrio en tu alimentación.