Descubre los principales métodos anticonceptivos naturales

Para evitar embarazos es recurrente que las mujeres opten por la píldora anticonceptiva pero, a medida que su consumo se hace cada vez más excesivo, puede ocasionar problemas gástricos o vasculares, que en muchos casos llegan a ser bastantes graves. Eso sin contar que la mayoría de estas píldoras provocan aumento de peso, algo que la mayoría quiere evitar. ¿Ha escuchado hablar de los métodos anticonceptivos naturales? Estos se basan en el funcionamiento del aparato reproductor femenino y masculino para prevenir cualquier embarazo.

Es decir, durante las relaciones sexuales no se emplea ningún mecanismo de protección externo al cuerpo; en el caso de la mujer, ella tiene en cuenta los días fértiles en que se produce la ovulación para evitar hacer el amor en ese tiempo, y en el caso de los hombres, él tiene el control de la eyaculación durante el coito.

Métodos naturales más empleados

Los métodos anticonceptivos naturales no son tan confiables como parecen, sobre todo porque en medio de la excitación y la pasión desenfrenada, el hombre puede olvidar extraer su pene de la vagina para eyacular, lo que traería un doble problema.

El primer problema es tener que pasar por un susto y un mal momento, y segundo, la mujer tendría que optar por la pastilla de emergencia que, aunque es efectiva (siempre y cuando se tome en el tiempo correcto), no brinda beneficios al organismo.

Además, al no haber mayor protección, no lo solo se estaría en riesgo de embarazo no deseado, peor aún, se estaría propenso a contraer Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

Entre los métodos naturales más comunes están:

Coito interrumpido: también se le conoce como “marcha atrás” y es cuando se retira el pene de la vagina antes de la eyaculación para evitar que el semen quede dentro de la mujer. Este método es de alto riesgo porque, aunque se tenga control del momento en que se eyaculará, antes que eso suceda el hombre bota un líquido que contiene espermatozoides y puede fecundar el óvulo.

El estar pendiente del control de la eyaculación hace que, en algunos casos, el juego sexual no sea tan satisfactorio porque más allá de disfrutar el momento, de relajarse y de complacer a la pareja, se está pendiente de no acabar dentro de la vagina. Esto reduce el placer, hace que la mujer no experimente el orgasmo y también puede producir problemas de erección en el hombre.

Temperatura corporal o basal: la mujer se toma la temperatura de su cuerpo durante todo su ciclo menstrual para detectar cuáles son los días fértiles. Cuando comienza la etapa post-ovulatoria infértil, la progesterona genera un efecto termogénico que eleva la temperatura corporal hasta el siguiente período. Esto ayuda a saber cuáles son los días seguros para mantener relaciones sexuales sin riesgo de embarazo.

La temperatura basal debe medirse todos los días, a la misma hora, luego de despertar y antes de realizar cualquier actividad y con un termómetro.

Ritmo: en este caso se utiliza el ciclo menstrual de la mujer para determinar su momento de mayor fertilidad en el mes, que es cuando estará más propensa a quedar en estado. Cuando se descubre este momento, la pareja se abstendrá de mantener relaciones sexuales. No se aconseja su uso a mujeres con ciclos irregulares porque habrá menos días considerados no fértiles y menos oportunidad de intimar con la pareja sin el uso de otro método anticonceptivo.

Moco cervical: cuando se está en los días de ovulación, momento en que se deben evitar las relaciones sexuales coitales, el líquido que está en el cuello del útero se convierte cristalino y transparente, algo parecido a una clara de huevo. La mujer cuando usa este método está pendiente de este líquido para saber si está ovulando o no.