Apnea del sueño: Qué es y cómo tratarla

Cuán reparador es dormir. Lastimosamente no siempre se disfruta de un descanso sin interrupciones, debido a perturbaciones como la apnea del sueño, definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un trastorno producido por la suspensión de la respiración.

La OMS destaca que se produce por causas psicológicas (depresión), ambientales (contaminación, ruidos) y físicas (estilo de vida, sobrepeso o cansancio).

Estas dificultades de la respiración pueden durar pocos segundos o minutos y en una hora repiten hasta 30 veces.

¿Quiénes padecen apnea del sueño?

Un rasgo característico de este trastorno es que difícilmente quien lo padece lo sabe, porque precisamente se registra mientras duerme.

Es común que los médicos no puedan diagnosticarla en una consulta normal y corriente y tampoco hay pruebas de sangre para detectarla. Si lo que se busca es la precisión de un especialista, este estudiará la historia familiar y realizará un examen de sueño.

Los familiares más cercanos, principalmente quienes comparten la misma habitación o cama, descubren la apnea del sueño de su compañero al oír los ronquidos.

La mayoría de las veces los afectados son hombres, niños con amígdalas y adenoides hinchadas, personas con sobrepeso, vías respiratorias pequeñas o historia familiar.

Clases de apnea del sueño

  • Obstructiva: es la más frecuente. Sentimos cansancio o asfixia porque se estrechan las vías respiratorias al inhalar, debido a que los músculos de la garganta no están equilibrados. Entonces hay una pausa y se reduce el oxígeno que llega a la sangre; nos despertemos enseguida, gracias a una señal que emite el cerebro buscando abrir nuevamente las vías.

  • Central: el cerebro no se comunica correctamente con los músculos de la respiración. Quienes la padecen no logran conciliar el sueño y si lo consiguen es bastante ligero. Es común en pacientes con problemas cardiacos.
  • Complejo: las vías respiratorias se obstruyen por fallas de los músculos u otros factores como obesidad, fumar, alcohol en exceso, historia familiar, obstrucción en el paso de la nariz.

Si eres una de esas personas que sufre apnea del sueño, te ofrecemos unos consejos para que puedas tratarla y pases buena noche.

Diez recomendaciones para tratar la apnea del sueño

  • Baja de peso: con eliminar algunos kilos de tu cuerpo combates la apnea. Si cumples una dieta saludable y estás en tu peso ideal, mejorará la constricción de la garganta.
  • Cuida la bebida: el exceso de alcohol relaja los músculos posteriores de la garganta y esto afecta la respiración.

  • Dormir boca abajo o de costado: lo que pasa es que si duermes boca arriba la lengua o el paladar blando se apoyaran en la garganta y bloquean las vías respiratorias.

  • Ejercítate: dedica algunos minutos de tu día a la actividad física moderada. Es recomendable una caminata ligera. El yoga también es bueno para controlar la respiración y el paso de aire al cuerpo.

  • Evita algunos medicamentos: un remedio contra la apnea del sueño es dejar de consumir pastillas para dormir, antihistamínicos o tranquilizantes.

  • Prueba el ajo: funciona para aliviar el agrandamiento de las amígdalas y desinflama el sistema respiratorio.

  • Disminuye el consumo de cafeína: el café en demasía afecta el ritmo normal del sueño.

  • Controla lo que cenas: comer muy pesado antes de irse a la cama activa la apnea. Espera unas dos horas para acostarte.

  • Cumple con tu horario de dormir: trata de acostarte y levantarte siempre a la misma hora, programad tu cuerpo, reduce el cansancio y la apnea.

  • Ayuda a tus fosas nasales: un spray nasal salino permitirá que recibas aire; venden bandas ideales para este fin.

Califica este artículo:

0/50 votos