Qué es la artrosis y cuáles son sus principales síntomas

Tal vez te produzca algo de temor e incertidumbre oír hablar de artrosis y sus síntomas, incluso al oír hablar sobre esta tema, automáticamente comienzas a realizarte una auto evaluación para determinar qué tanto te acercas a un diagnóstico certero que indique que padeces esta enfermedad. Pero realmente no sabes qué es la artrosis, y ni siquiera conoces cuáles son específicamente sus síntomas.

¿De qué trata?

Es una enfermedad degenerativa que afecta a las articulaciones, es decir,   a los componentes del esqueleto que sirven de unión entre dos huesos, como por ejemplo, la rodilla, el codo, la cabeza, entre otros. Esta afectación se debe al desgaste del cartílago, el tejido que se encarga de cubrir los extremos de los huesos para el buen funcionamiento de las articulaciones. Al deteriorarse el cartílago,  se genera el desgaste del sistema óseo y se manifiesta a través de mucho dolor.

¿Cuáles son los principales síntomas?

Existen varias señales que tu cuerpo podría estar dándote para colocarte en alerta sobre la presencia de esta patología en tu organismo. Por ello presta mucha atención si empiezas a manifestar estos síntomas, intentando atender esta enfermedad lo más pronto posible.

En caso de artrosis, estos son los principales síntomas que suelen aparecer:

  • Dolor

Produce dolor por la pérdida del cartílago y la fricción de los dos huesos desnudos debido a la falta de protección que le concede el mismo.

Cuando la artrosis está iniciando, los dolores se manifiestan al realizar  cualquier movimiento, pero cuando ya ha pasado tiempo y la enfermedad se encuentra completamente localizada, el malestar aparece así estés en reposo, la incomodidad mayormente agrava con el esfuerzo  físico y es aún mayor al terminar el día  y después de largos períodos de inmovilidad, como en viajes.

  • Crujidos

Aparece luego de haber descansado. Cuando realizas un movimiento, la articulación suele estar rigurosa, es decir, dura, como la falta de engrase. Esto se debe a la fricción de los extremos de los huesos.

  • Deformación

Es producida por el incremento o crecimiento pegado a los huesos que se ancha por la pérdida de cartílago. Es decir, que la deformación articular se debe a la destrucción ósea y reducción de los ligamentos. Esta deformación es más notable en las rodillas y articulaciones de los dedos.

  • Inflamación

Aparece alrededor de la articulación afectada sin que haya alguna pérdida articular, la cual es dura y dolorosa.

  • Rigidez

Es común que durante períodos de descanso las articulaciones enfermas se muestren rigurosas, es por ello que se necesita esperar un corto tiempo para poder recuperar el movimiento natural, lo cual es usual sobre todo en las mañanas luego que el paciente despierta.

¿Cómo prevenirlo?

Cabe destacar que esta enfermedad afecta en gran manera a las personas mayores de sesenta años de edad. Por tal motivo, si quieres prevenir el desarrollo de la artrosis, debes comenzar desde ya a consumir una dieta sana y equilibrada.

El siguiente paso sería realizar ejercicios físicos de manera moderada y no realizar algún deporte de alto impacto como el futbol, ya que este pudiera desatar dicha enfermedad. De hecho muchos futbolistas la padecen, especialmente en la rodilla, debido a las lesiones que han sufrido.

¡Presta atención a los síntomas!

La artrosis incurre y acorta la calidad de vida de las personas que la padecen por el dolor y falta de movilidad. Es importante señalar que la restricción o limitación funcional trae como consecuencia el aumento de sedentarismo, promoviendo la obesidad, trayendo como resultado inmediato el riesgo de incrementar los niveles de colesterol, aparición de diabetes, hipertensión u otros agentes que conlleven a alguna enfermedad cardiovascular.

Califica este artículo:

0/50 votos