¿Sirven los audios y la música para dejar de fumar?

Uno de los reconocidos efectos de dejar de fumar es la abstinencia a las acciones de la nicotina sobre el sistema nervioso central. La primera consecuencia de esta supresión son las reacciones de estrés (angustia, ansiedad, irritabilidad, insomnio, entre otras) que pueden motivar una recaída.

Una de las opciones que se proponen para fortalecer el abandono del cigarrillo sin necesidad de recurrir a productos farmacológicos clásicos o no convencionales (medicina alternativa o herbal) es la relajación por medio de la escucha de cintas o registros de audio con música especial.

Además de los registros instrumentales o de ciertas piezas de música de cámara (en especial neoclásica o renacentista), la utilización de sonidos obtenidos de la naturaleza, en especial en relación con el océano o sus habitantes (cetáceos) se ha vinculado con la posibilidad de reducir las cargas acumuladas de estrés. Este recurso es capaz de brindar la ayuda necesaria para disminuir la compulsión por el consumo de cigarrillos que nace en la abstinencia a la nicotina.

Si bien esta opción resulta de gran ayuda, debe reconocerse que su eficacia dista de ser perfecta y depende de diversas variables, entre las que se hace énfasis en la calidad y la duración del audio elegido, así como de aspectos relacionados con la personalidad del fumador y de su grado de adicción a la nicotina.

Por lo tanto, el uso de audios con el objetivo de lograr la relajación suficiente para dejar de fumar es una opción válida, aunque no infalible, destinada a optimizar el autocontrol y la fuerza de voluntad que se requieren para interrumpir de forma definitiva esta adicción que se considera en la actualidad uno de los más graves problemas de salud pública en todas las edades.

Califica este artículo:

0/50 votos