Aumenta las defensas de tu cuerpo con estos increíbles consejos

Lo que comes, tu actitud y la cantidad de ejercicio que realizas pueden desempeñar un papel en el fortalecimiento de su sistema inmunológico y la prevención de enfermedades.

Sigue estos consejos para evitar padecer enfermedades aumentando las defensas de tu cuerpo fácilmente.

#1. Disminuye el azúcar

El azúcar afecta la habilidad de los glóbulos blancos para eliminar bacterias, por ello es tan perjudicial consumir tanta azúcar diariamente. Lo mejor es que limites su consumo prefiriendo la miel o la stevia. Los productos que se venden como “bajos en azúcar” o “light” siguen siendo dañinos.

#2. Incluye pescados a tus comidas

Los pescados son fuente de proteínas que sirven para edificar las células que impulsan el sistema inmunitario. Además, los ácidos grasos también están relacionados con un buen desempeño del sistema.

Los que no les gusta el pescado, pueden agregar esta vitamina a través de pastillas, la idea es que el cuerpo reciba los beneficios de alguna manera.

#3. Reduce el estrés

El estrés crónico tiene la capacidad de hacer que el cuerpo sea más susceptible a la infección al reducir su conteo de glóbulos blancos.

Además, reduce la fuerza de las células T, que son otra parte importante del sistema inmune. Además, el estrés hace que el cuerpo redistribuya las células del sistema inmune a la piel y los ganglios linfáticos, llevándolos lejos del resto del cuerpo, donde puede haber una infección al acecho.

Un método clave para reducir el estrés incluye evitar conversaciones, personas, entornos o situaciones que sean fuentes confiables de estrés. La reducción de la cantidad de tareas domésticas y el recorte de las listas de tareas es otra técnica importante para reducir el estrés.

#4. Realiza ejercicio físico

Baile, pilates, yoga o trote, son solo algunas de las opciones que sirven para fortalecer tu sistema ante posibles gripes o infecciones.

#5. Descansa

No puedes entrenar todos los días porque obtendrás el resultado contario. Destina al menos dos días de la semana a descansar para que tu cuerpo se recupere.

#6. Agrega almendras

Los almendras sirven para mantener a límite el desarrollo del virus, por eso lo mejor es que comas un puñado todos los días.

#7. Disfruta del chocolate oscuro

El chocolate negro contiene un antioxidante llamado teobromina, que puede ayudar a estimular el sistema inmunológico al proteger las células del cuerpo de los radicales libres.

Los radicales libres son moléculas que el cuerpo produce cuando descompone alimentos o entra en contacto con contaminantes. Los radicales libres pueden dañar las células del cuerpo y pueden contribuir a la enfermedad.

A su vez, a pesar de sus beneficios potenciales, el chocolate negro tiene un alto contenido de calorías y grasas saturadas, por lo que es importante consumirlo con moderación.

El zinc ayuda al sistema inmunológico a funcionar correctamente y puede ayudar a sanar las heridas. El zinc se puede encontrar en carne magra, pollo, mariscos, leche, productos integrales, frijoles, semillas y nueces.

#8. La vitamina E

Funciona como un antioxidante, neutraliza los radicales libres y puede mejorar la función inmune. Incluya vitamina E en su dieta con cereales fortificados, semillas de girasol, almendras, aceites vegetales (como aceite de girasol o cártamo), avellanas y mantequilla de maní.

La proteína es parte del mecanismo de defensa del cuerpo. Come una variedad de alimentos con proteínas como mariscos, carne magra, pollo, huevos, frijoles y guisantes, productos de soja y nueces y semillas sin sal.

La vitamina A ayuda a regular el sistema inmune y protege de las infecciones manteniendo la piel y los tejidos en la boca, el estómago, los intestinos y el sistema respiratorio sanos.

Obtiene esta vitamina que estimula el sistema inmune a partir de alimentos como batatas, zanahorias, col rizada, espinacas, pimientos rojos, albaricoques, huevos o alimentos etiquetados como “enriquecidos con vitamina A”, como leche o cereales.

Por último, otros nutrientes, como la vitamina B6, el folato, el selenio, el hierro, así como los prebióticos y los probióticos, también pueden influir en la respuesta inmune.

Califica este artículo:

0/50 votos