Cómo influye el autoconocimiento en nuestra felicidad

La superación personal en todos los aspectos de la vida y la felicidad son imposibles sin autoconocimiento. Dicen que el primer paso para mejorar está en admitir que tienes un problema. La introspección se convierte en el punto de partida que conduce a cada mejora, por lo que debe tomarse el autoconocimiento como sinónimo de felicidad.

¿En qué consiste el autoconocimiento?

El autoconocimiento, también conocido como autoconciencia o introspección, se trata de entender las propias necesidades, deseos, fallas, hábitos y todo lo demás. Cuanto más alguien sepa de sí mismo, mejor podrá adaptar los cambios de vida que se ajusten a sus necesidades.

Los niveles de autoconocimiento se conquistan en gran parte gracias a la terapia y la filosofía. Todo se reduce a que mientras más datos personales sean aprendidos, más se pueden realizar progresos con base en ellos para alcanzar la felicidad.

El filósofo Sócrates proclamaba el “conócete a ti mismo”. Este autoconocimiento va más allá de un autoexamen intelectual, pues exige saber algo sobre tus sentimientos.

Básicamente, cuanto más prestes atención a tus emociones y a tu forma de trabajar, mejor entenderás por qué haces las cosas que haces. Cuanto más sepas sobre tus propios hábitos, más fácil será mejorar esos hábitos.

Alcances del autoconocimiento

El autoconocimiento se mejora mediante un autoexamen de matices psicológicos, en el que desafiemos honestamente nuestras creencias y adquiramos el valor de actuar sobre esa información, lo que puede conducir a nuevas formas de pensar sobre nuestras vidas y nuestros objetivos.

Puedes leer consejos de productividad, adaptar las rutinas de los genios y comerte cada pieza de autoayuda que te consigues, pero esto será inútil si no te conoces lo suficientemente bien como para poner en práctica el consejo correcto.

El autoconocimiento no es algo mágico, pero es el primer paso para alcanzar la felicidad. Es fácil caer en la idea de que si te conoces bastante bien serás capaz de solucionar todos tus problemas, pero así no funciona. Es el primer paso. Nuestras mentes son débiles y maduras con prejuicios que afectan nuestras decisiones.

Cómo mejorar el autoconocimiento

Por lo general, tenemos tantos puntos ciegos que la autoconciencia es a menudo imposible. Esto ocurre porque nos vemos obligados a mantener una imagen particular de nosotros mismos hasta el punto en que no notamos nuestras propias fallas.

Conocerse a uno mismo por completo resulta difícil, pero no es imposible. Primera hay que solucionar cada sesgo cognitivo que tengamos. No puedes resolver todos los problemas en tu vida, pero puedes avanzar en pequeños cambios. Aquí te presentamos algunas maneras de hacerlo:

Aprende a verte de forma objetiva: es casi imposible verse a uno mismo objetivamente, pero vale la pena intentarlo. La idea principal es estudiar y criticar tus decisiones. Conversa con algunos amigos de confianza y escucha sus críticas.

Escribe tu propio manifiesto: el objetivo principal del autoconocimiento es la felicidad, por lo que tiene sentido que necesites objetivos. Si estás luchando con esa parte, un manifiesto es una gran manera de esforzarte para descubrir lo que quieres.

Mantén un diario: si deseas una medida más precisa de ti mismo, un diario es una excelente manera de obtenerla. Esta herramienta te hace más consciente de lo que estás haciendo y de dónde pueden venir los problemas porque documentas cualquier cosa.

Realiza una autorevisión: la autorevisión es una de esas pequeñas cosas molestas que todos hacemos en el trabajo, pero puede ser beneficiosa si la consideras como un experimento mental.

En lugar de perder el tiempo pensando en lo que debes mejorar acerca de ti mismo, mírate desde la perspectiva de otra persona para obtener un poco de conocimiento adicional.