Las increíbles propiedades del aceite de lavanda

El aceite de lavanda se extrae de las flores de la planta de lavanda mediante el proceso de distilación. Las flores de esta planta presentan un olor muy fuerte y agradable, y se utilizan en preparaciones desde hace muchísimos años.

Pero… ¿conocías todos sus beneficios sobre nuestra salud? Sigue leyendo y descubre por qué este aceite puede ser tan beneficioso para nosotros.

Es un excelente repelente de insectos

El olor del aceite esencial de lavanda es muy potente como repelente de ciertos insectos como los mosquitos y las polillas. Aplica un poco de este aceite sobre la piel cuando estés al aire libre para prevenir las mordidas de estos insoportables insectos. Además, si por algún motivo te pican, ten en cuenta que el aceite de lavanda tiene propiedades anti-inflamatorias que reducirán la irritación y disminuirán el dolor asociado a estas picaduras.

El aceite de lavanda es muy bueno para dormir

Este aceite es un inductor del sueño natural que se suele recetar para tratar el insomnio en pacientes que tienen problemas para dormir. Muchos estudios demostraron que pacientes de avanzada edad pudieron dormir mejor cuando reemplazaron sus píldoras para dormir por aceite de lavanda aplicado en sus almohadas. Imagínate lo relajante que puede llegar a ser que en muchos casos reemplaza a la medicina actual utilizada para combatir los problemas para dormir.

Te tranquiliza y combate la ansiedad

El aceite de lavanda tiene un aroma muy agradable que funciona para tratar los problemas de ansiedad y los ataques de nervios. Además, puede ser utilizado para mejorar los síntomas de las migrañas, de los dolores de cabeza, de la depresión y del estrés. El aroma refrescante te calma mientras estimula la actividad mental. Tiene un impacto largamente estudiado sobre el sistema nervioso central, motivo por el cual se lo utiliza frecuentemente para tratar el insomnio, como vimos anteriormente.

El mejor tratamiento natural para el acné

Según dermatólogos, el aceite de lavanda es uno de los tratamientos más eficaces para combatir el acné, una condición muy molesta que suele tener más incidencia durante la pubertad, pero que también puede afectar a los adultos.

Este aceite se encarga de inhibir la infección inicial que provoca el acné, ayudando a regular la excreción mediante la manipulación hormonal, reduciendo también los signos y marcas que se forman una vez que el acné desapareció. Añadiendo una pequeña cantidad de aceite en tus cremas del rostro ayudarán a potenciar el efecto, aliviando el dolor y mejorando la cicatrización.

Otros beneficios de este aceite

Además de los beneficios nombrados, están los siguientes:

  • Mejora del dolor muscular
  • Estimula la producción de orina
  • Combate problemas respiratorios
  • Mejora la condición del cabello
  • Mejora la circulación de la sangre
  • Mejora la digestión

¿Todavía no has incorporado el aceite de lavanda a tu vida? ¿Qué esperas?

Califica este artículo:

0/50 votos