¿Por qué la espinaca es tan importante en nuestra alimentación?

La espinaca es una verdura verde, barata y rica en minerales, vitaminas, pigmentos y fitonutrientes. Todos estos componentes hacen a la espinaca muy beneficiosa para muchos procesos vitales de nuestro organismo.

Este vegetal cumple muchas funciones para mantener la salud del cuerpo en buenas condiciones y, algunos de ellos son:

Buena vista

La espinaca es rica en beta carotenos, luteína y xanteno, y todos ellos son beneficiosos para mantener la buena visión. El betacaroteno es suministrado a los ojos por las espinacas cocidas. Se puede prevenir que las personas sufran de vitmaina A, picazón en los ojos, úlceras oculares y ojos secos. También tiene efectos anti inflamatorios, ideal para reducir la irritación ocular.

Deterioro macular a causa de la edad

Este deterioro es el culpable de la ceguera y la causa es la degeneración de la luteína y el xanteno que forman parte del centro de la retina. Diversos estudios han descubierto que la espinaca puede resultar en la recuperación de dos pigmentos vitales y la prevención eficaz del deterioro macular.

La espinaca contiene antioxidantes que reducen los efectos negativos de los radicales libres, culpables del deterioro macular y los glaucomas.

Beneficios neurológicos

El potasio, ácido fólico y varios antioxidantes presentes en la espinaca son buenos para el beneficios neurologico de las personas que consumen estas hojas con regularidad.

El ácido fólico se reduce durante el Alzheimer, por eso comer espinaca es ideal para aquellas personas que corren riesgo neural o cognitivo. El potasio es una parte integral de la salud del cerebro y, se ha relacionado con el aumento del flujo sanguíneo al cerebro, concentración y actividad neuronal.

Regula la presión sanguínea

La espinaca tiene alto contenido de potasio y bajo de sodio. Esta composición de minerales es beneficiosa para aquellos pacientes que sufren de presión arterial, ya que el potasio baja y el sodio aumenta la presión. El ácido fólico también contribuye en disminuir la hipertensión y relaja los vasos sanguíneos.

Al reducir la presión arterial y relajar la tensión en las venas y arterias, esto disminuye el nivel de estrés en el sistema cardiovascular e incrementa la oxigenación del cuerpo para que todos los órganos funcionen correctamente.

Fortalece los músculos

La co enzima Q10 presente en las hojas, juega un rol fundamental en los músculos, especialmente en los del corazón que están continuamente bombeando la sangre a todo el cuerpo.

Esta coenzima puede ser utilizada para prevenir y tratar varias enfermedades cardiovasculares como la hiperlipidemia, insuficiencia cardíaca, hipertensión y enfermedad coronaria.

Mineralización ósea

La espinaca es una gran fuente de vitamina K la cual funciona retieniendo el calcio en la matriz ósea, lo que conduce a una mineralización de los huesos. Además de esto, otros minerales como el manganeso, cobre, magnesio, zinc y fósforo también ayudan a fortalecer los huesos. A la larga, esto puede ayudar a prevenir enfermedades en los huesos como la osteoporosis.

Reduce el riesgo de cataratas

La luteína y la zeaxantina presentes en la espinaca actúan como antioxidantes fuertes, evitando así los duros efectos oculares que producen los rayos UV y que derivan en las conocidas cataratas.

Previene la aterosclerosis y los ACV

La aterosclerosis es causada debido al endurecimiento de las arterias. El pigmento presente en las hojas de espinaca llamado luteína reduce la aparición de esta enfermedad, los ataques al corazón y los derrames cerebrovasculares. Esto se debe al hecho de que las proteínas de la espinaca tienen a reducir el colesterol y los depósitos de grasa en la sangre.

Desarrollo del feto

El ácido fólico presente en esta verdura es necesario para que crecimiento normal del feto y el desarrollo de su sistema nervioso. La vitamina A, también presente en la espinaca, es recomendada para la madre y para el bebé ya que es fundamental para el desarrollo pulmonar del feto y puede ser transferido durante la lactancia, por lo que el consumo de esta verdura debe extenderse hasta luego de nacido el bebé.

Protege la piel

Se ha demostrado que diferentes fitonutrientes y pigmentos presentes en la espinaca ayudan a proteger la piel de los rayos UV y reparan los genes dañados hasta cierto punto, previniendo así el cáncer de piel a largo plazo.

Imágenes: 1