9 razones por las cuales tienes que comenzar a practicar yoga

Existen varias definiciones de yoga como personas que lo practican; para algunos es solo meditación, otros consideran que es estiramiento físico, hay quienes lo asocian a diversos ritos, mientras que un grupo lo ve como un estilo de vida y hasta una medicina. El yoga es esto y mucho más.

Esta antigua tradición hindú, cuya palabra proviene del sánscrito “yug” que significa unión, ha ganado una gran popularidad en este cambiante mundo gracias a sus innumerables beneficios.

Si todavía no inicia formalmente la práctica de yoga, es importante que conozca cuáles son sus garantías para la salud y en qué sentido cambia la vida de quienes lo desarrollan. El yoga es la unión y el equilibrio de mente, cuerpo y espíritu.

9 beneficios del yoga

Las clases de yoga así como las diferentes posturas que se ejecutan durante su práctica no dejan de sorprender por sus innumerables beneficios físicos, mentales y espirituales. ¿Se quiere sentir en el aire por dentro y por fuera? Primero relájese, opte por una buena postura y haga las cosas correctas para que tenga un cuerpo firme, la mente equilibrada y el espíritu benevolente.

Expertos señalan que desde la primera clase de yoga las personas pueden ver cambios y sus beneficios irán aumentando si es constante por una semana, un mes, incluso por el resto de sus vidas.

Los beneficios físicos y mentales del yoga son:

Fortaleza: las posturas de yoga, conocidas como asanas también, tonifican cada parte del cuerpo humano. Además, fortalecen los huesos porque aumenta la densidad ósea. La práctica de yoga es recomendable para prevenir enfermedades como la degeneración de los huesos o la osteoporosis.

Flexibilidad: después de la primera clase de yoga el cuerpo queda un poco adolorido porque intenta buscar esa flexibilidad que a veces ni siquiera sabemos que existe, sin embargo, esto hace que los tendones de las piernas estén más sueltos y que el cuerpo se mueva en formas que jamás lo había hecho. Es de recordar que un cuerpo se mantiene joven y restablecido gracias al correcto estiramiento.

Resistencia: esta no es algo que aparece de la noche a la mañana, pero si se practica el yoga de forma regular se incrementará la capacidad de trabajo, se tendrá más facilidad en las posturas y se empezará a ver el desarrollo de los músculos.

Postura: asumir posturas correctas es lo que buscan las personas que practican yoga; mientras se balancea el tono y la flexibilidad, tenga por seguro que se establece una postura erguida y sin tanto esfuerzo. El núcleo y la parte superior de su cuerpo estarán fortalecidos y se verán más largas y delgadas.

Salud: un estado de bienestar consistente es cuando la mente y el cuerpo están equilibrados; esto es posible con el yoga.

Concentración: querer hacer mejor las posturas de yoga profundiza y extiende la memoria, la atención y la concentración. Cuando se trabaja en este último punto se entra en contacto directo con el yo interno, lo que otorga una perspectiva sobre la vida y aleja a la mente de las posibles alteraciones.

Tranquilidad: cuando la mente se aísla de los problemas y se tiene un contacto con el yo interno aparece en ella absoluta tranquilidad, tolerancia, paz, libertad, calma y armonía; esto se debe a la exploración regular y la conexión con lo mental, espiritual, físico y emocional.

Descanso: cada clase de esta práctica sirve para liberar estrés, drenar los problemas, alejarse de los factores negativos y conciliar el sueño durante la noche por largas horas.

Pérdida de peso: el yoga vuelve más consciente a la persona con respecto a los alimentos que debe consumir y el momento adecuado para su ingesta. Sin embargo, dos técnicas directas que brindan la pérdida de peso de inmediato son Surya Namaskar y el Pranayama Kapalbhati