Bypass gástrico ¿en qué consiste y quién puede realizarlo?

Sin olvidar la importancia capital de la dieta, el ejercicio y algunas formas de tratamiento farmacológico, la terapia de la obesidad puede resultar frustrante y compleja. En la actualidad, las alternativas quirúrgicas han ganado terreno y representan una valiosa opción, pero la más efectiva al día de hoy es el famoso Bypass gástrico. 

Se dispone de dos métodos diferentes para el tratamiento quirúrgico de la obesidad. Uno de los recursos más difundidos es el implante de bandas, que permiten regular desde el exterior el calibre del tubo digestivo superior.

Esta modalidad se asocia con la ventaja de una menor invasividad y de una baja tasa de riesgo perioperatorio. Sin embargo, su principal inconveniente es la posibilidad de que el paciente modifique el diámetro deseado y, con ello, comprometa el resultado final.

Por otra parte, es posible la realización de las denominadas gastrectomías verticales o bypass gástrico, que consiste en una cirugía de mayor magnitud en la cual el estómago es excluido funcionalmente del tubo digestivo, con reconstrucción del tránsito desde el esófago hacia el intestino.

Si bien se trata de un procedimiento con mayor posibilidad de complicaciones, la tasa de éxito es muy superior y no es posible la participación del paciente en la regulación del diámetro del tracto digestivo remanente. Se requiere del suplemento crónico de calcio y vitamina B12.

En consecuencia, en los obesos graves que no logran el descenso de peso a pesar de la institución de terapias adecuadas, el bypass gástrico puede considerarse una posibilidad terapéutica eficaz para intentar la normalización del peso corporal en forma segura y controlada.

Imágenes: 1