Caída del cabello ¿Una afección con múltiples causas?

La caída de cabello, además de representar una enfermedad, constituye una afección con importante repercusión social, dada la relevancia que suele brindarse a la estética en general y a la apariencia de la cabellera en particular.

Los especialistas coinciden en que la causa más común de caída del cabello se atribuye a alteraciones hormonales. En los varones, la forma más frecuente de calvicie es la alopecia androgénica, que se origina en una mayor sensibilidad de los folículos pilosos a la actividad de las hormonas masculinas circulantes.

En las mujeres, la variante más habitual se debe al llamado síndrome de ovarios poliquísticos, en el cual los niveles de andrógenos resultan inusualmente elevados y se asocian, entre otros factores, con deterioro de la calidad y la cantidad de cabello, así como con alteraciones menstruales.

 

Por otra parte, se describen otras causas de caída del cabello en ambos sexos, entre los cuales el estrés ocupa un lugar predominante, en especial entre personas jóvenes de las grandes ciudades actuales. No obstante, no pueden dejar de mencionarse otras afecciones que se relacionan directamente con la pérdida de la masa capilar e, incluso, pueden incluir esta manifestación como su primer síntoma.

Entre estas afecciones, merecen mencionarse tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo, así como la insuficiencia renal, la disfunción cardíaca, la sífilis, el lupus eritematoso sistémico, las anemias y los efectos de algunos medicamentos (quimioterapia, ciertas hormonas).

Por lo tanto, la caída del cabello es un problema tan común como complejo, ya que puede resultar una enfermedad por sí misma o bien formar parte de un cortejo de manifestaciones de procesos más profundos.

En consecuencia, el abordaje de esta afección debe ser individualizado para asegurar no sólo un diagnóstico correcto, sino la implementación del mejor tratamiento disponible para cada paciente en particular.

Imágenes: 1