Desarrolla la capacidad cognitiva de tus hijos con estos 7 simples pasos

Al nacer el cerebro de un bebé tiene 100 billones de neuronas. Durante los primeros años de vida, el cerebro del niño atraviesa un increíble período de desarrollo, produciendo más de un millón de conexiones neuronales por segundo. ¿Por qué sucede todo esto? Porque el desarrollo de su capacidad cognitiva es fundamental para que el niño crezca sano.

Este desarrollo es influenciado por muchos factores, incluyendo las relaciones, experiencias y ambiente. En un ambiente positivo, las conexiones neuronales del cerebro tienen más posibilidades de conectarse.

Todos estos factures aseguran que el niño posea un rico lenguaje, razonamiento y habilidades desde la infancia. Como padre puedes tomar ciertos caminos para asegurarte que tu hijo tenga un fuerte inicio de vida y disfrute de un cerebro saludable y psicológicamente desarrollado.

Aquí te daremos los 7 mejores consejos para que tu hijo tenga un desarrollo mental saludable.

1. No fumes durante el embarazo

Para darle a tu bebé una salud psíquica desde el inicio no debes fumar durante el embarazo ni exponerlo a ambientes nocivos para él. Fumar es la causa numero uno de mal desarrollo de bebés.

2 Dale el pecho a tu bebé

La leche materna es importante para los recién nacidos ya que construyen la inmunidad de su sistema y sobre todo ¡ayuda al cerebro! La grasa y el colesterol de la leche materna aseguran un desarrollo cerebral optimo.

La lactancia  durante las primeras semanas de la vida contribuye a notables ganancias en inteligencia y habilidades motoras en el bebé.

3. Limita las horas frente a la TV

No importa lo ocupado que estés, debes limitar la cantidad de tiempo que tu hijo pasa frente al televisor. Los pediatras no recomiendan que los niños menores de 2 años vean televisión. Incluso los niños adultos deben limitarse a ver solo una o dos horas al día de televisión o dispositivos (tablets, celulares)

Estudios revelaron que los niños que pasaban muchas horas frente a la pantalla tienen una performance académica menor y que el poco tiempo recreativo colabora en problemas como la obesidad, violencia, problemas para dormir y de comportamiento.

Como padre es importante que pases más tiempo con tus hijos, ya sea charlando, jugando a algo que ellos decidan y no dejarlos que ocupen su tiempo con playstation o tablets.

4. Leerles un libro

Asegurarse de que tus niños lean o escuchen cuentos e historias desde edades tempranas fomenta la creatividad e imaginación, ambos factores fundamentales para un desarrollo mental positivo.

Haz un ritual a la hora de dormir que le interese a tu hijo. Busca historias interesantes y divertidas y harás que tu hijo se interese en la lectura y los libros. Estudios recomiendan leer a sus hijos desde el nacimiento para fomentar el aprendizaje temprano y crear conexiones en el cerebro que promuevan el desarrollo de lenguaje.

5. Música

Se comprobó que la música, incluso cuando el bebé esta dentro de la panza, puede ayudarle al desarrollo cerebral. La música promueve la salud cognitiva, de hecho conduce a la liberación de dopamina.

La música puede hacer al silencio divertido, a los momentos aburridos, entretenidos. Tomar lecciones de música a edad temprana también puede marcar una diferencia significativa en el desarrollo cognitivo.

6. Ejercicio físico

La actividad física es importante para cualquier ser humano, incluso para los bebés. El ejercicio físico regularmente es importante para un mejor desarrollo cognitivo porque ayuda a mejorar las capacidades de aprendizaje y la memoria.

Otra ventaja de la actividad física es que reduce el riesgo del deterioro cognitivo y la demencia en etapas posteriores de la vida. También promueve la circulación sanguínea y oxigena el cerebro.

7. Dale comida saludable

El hábito de comer sano se adquiere desde que eres un infante. Las personas en pleno crecimiento necesitan una buena nutrición y no solo para desarrollar las capacidades cognitivas. Es importante para la mente también.

Dale a tu hijo los nutrientes necesarios para que crezca sano, un buen plato de espinaca, manzanas, brocoli, chocolate negro, naranjas, melón, leche, semillas, legumbres, entre otras cosas.

Evita la comida rápida, los jugos procesados llenos de azúcar y los endulzantes artificiales. Estas comidas no le brindan nada de lo que necesita tu hijo para su desarrollo e incluso pueden ser la puerta a enfermedades posteriores como la obesidad y el sedentarismo.