Causas del colesterol alto y cómo disminuirlo

Seguro has escuchado hablar del colesterol, en la TV, en una reunión familiar o hasta en los pasillos del supermercado. El colesterol es una sustancia de gran importancia para el correcto funcionamiento de tu organismo pero también puede ser una amenaza si no te cuidas.

Este tipo de lípido o grasa, que se encuentra en el tejido corporal y en la sangre de todos los seres humanos, sirve principalmente para la formación de las membranas de las células de nuestros órganos, una función central para el cuerpo.

Aunque normalmente se asocia el colesterol con algo negativo, existe dos tipos: las lipoproteínas de alta densidad (HDL) conocidas como “colesterol bueno” y las  lipoproteínas LDL, que es el famoso “colesterol malo”. El primero es necesario para el correcto funcionamiento del organismo, el último es del que debes cuidarte.

El HDL es bueno porque las lipoproteínas recogen la grasa circulante o pegada en las venas y la llevan hacia el hígado, donde se procesa. El LDL en cambio se acumula y sus lipoproteínas pueden pegarse en las paredes de venas y arterias obstruyendo el paso de la sangre.

Los problemas con el colesterol comienzan cuando hay un alto índice de LDL en el cuerpo, que se denomina colesterol alto. Esta es la principal causa de infartos, crisis cardíacas y accidentes cerebro vasculares. En este artículo que contaremos las causas y soluciones de este problema.

¿Por qué sube el colesterol malo?

El aumento de los niveles de colesterol LDL en el organismo es causado por llevar un estilo de vida poco saludable, en el que influyen todas las decisiones que se toman sobre alimentación, hábitos y ejercicio. ¡La responsabilidad es tuya, ponte en movimiento y no tendrás problemas!

Lo que comes es lo que eres, si comes sano estarás sano. Por el contrario, si la alimentación es mala es probable que tu salud corra riesgos y el colesterol no está ajeno a esta regla.

Una dieta rica en grasas saturadas hará que tus niveles de colesterol malo suban. Es aconsejable no abusar del consumo de carne de res o carne de cerdo, embutidos, mantequilla, huevos, leche entera, papas fritas y alimentos procesados.

Otra razón por la que sube el colesterol malo es el exceso de peso. Con la obesidad aumentan los triglicéridos, el LDL y disminuye el HDL. Un combo peligroso. Por eso, trata de controlar tu peso con una dieta saludable en la que frutas y verduras sean las protagonistas.

También la falta de actividad física puede llevar a que los niveles de LDL suban. Cuando no nos ejercitamos, se acumula el colesterol malo y disminuye el bueno. Así que sal a caminar, haz un poco de gimnasia y no te quedes acostada en el sofá.

Otros motivos del aumento del colesterol están relacionados con la edad y la historia familiar. Luego de los 20 años, los niveles de LDL crecen en el organismo de manera natural. También la historia genética es un factor que influye, si tus padres tiene colesterol alto puede que tu lo tengas.

En los hombres estos valores se estabilizan a los 50 años. En las mujeres, en cambio, los niveles son estables hasta la menopausia, momento en que el colesterol alcanza el grado de los hombres.

Fumar es el último motivo del aumento del LDL. El tabaco es una enemigo de la buena salud y el colesterol no es la excepción. Anímate y ten una vida libre de humo.

¿Cómo disminuirlo?

Como ya vimos, una buena alimentación hará que tus valores de LDL y HDL sean los correctos para estar saludable. Sólo con reducir el consumo de carbohidratos, azúcares, cereales refinados y grasas trans, y cambiar el aceite de girasol por el de oliva, tu cuerpo comenzará a sentirse mejor.

Además puedes acompañar tu dieta sumando granos integrales, frijoles y verduras, todos alimentos ricos en fibras que absorben las grasas saturadas de los intestinos. También el pescado es otro aliado, ya que reduce los triglicéridos en la sangre.

A su vez, limita el consumo de alcohol. No es necesario que dejes de beber una copa de vino, pero no lo hagas en exceso pues tus niveles de LDL aumentarán considerablemente.

Ponte en acción y deja tu vida sedentaria. Un poco de ejercicio al día será suficiente para que tu colesterol se mantenga en los valores saludables. Media hora de caminata y alguna rutina de ejercicios alcanzará para mejorar tu salud.

Deja de fumar. El cigarrillo es un enemigo peligroso, si logras dejarlo tu organismo comenzarán a sentirse mucho mejor.  Por último, la espirulina puede ayudarte en tu lucha contra el colesterol malo. Esta bacteria es rica en nutrientes y proteínas de la mejor calidad. ¡Y puedes consumirla de múltiples formas!

El colesterol es algo propio del cuerpo humano, por lo que no es ni bueno ni malo, pero es importante para el correcto funcionamiento del organismo. Sólo debes controlar que el malo no suba y el bueno no baje para no tener inconvenientes.

Como vimos no es tan difícil llevar una vida saludable, con un poco de organización, algo de sacrificio y un dosis de creatividad, lograrás estar sana. Aplica alguno de estos consejos y no tendrás de qué preocuparte.

Video: Síntomas del colesterol alto

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=dqoNSsOY1ek&t=12s”]

Califica este artículo:

0/50 votos