6 increíbles consejos para mejorar la circulación de tus piernas

La buena circulación de tus piernas permite que los tejidos absorban nutrientes, eliminen los desechos, como una función esencial de la salud y la fuerza de las piernas a largo plazo. Existen algunas condiciones que estrechan o bloquean los vasos, por lo que el suministro de sangre disminuye y produce molestias como dolor o calambres al caminar.

La circulación de las piernas se deteriora a medida que envejecemos, pero se puede mejorar iniciando hábitos simples y realizando cambios en la dieta para que las arterias suministren el oxígeno y los nutrientes esenciales.

Devolver sangre al corazón desde las partes bajas del cuerpo es un trabajo duro para el sistema circulatorio porque la sangre tiene que empujarse hacia arriba a través del cuerpo. Por tal motivo, te enseñamos cómo mejorar la circulación de las piernas para que ayudes al organismo en ese trabajo.

1. Dejar de fumar

Fumar cigarrillos acelera el deterioro de las arterias. Los compuestos en el humo inhalado actúan directamente en las paredes del vaso para estrecharlos y disminuir el flujo sanguíneo.

La inhalación de humo de segunda mano causa los mismos efectos negativos. Evita el humo del tabaco para que las paredes de las arterias estén relajadas.

2. Practicar ejercicios

Las arterias más grandes son las más afectadas por la falla de circulación. Los vasos secundarios más pequeños pueden crecer en tamaño y aumentar la sangre que fluye a través de ellos, siempre y cuando se estimulen con el ejercicio. Puedes participar en estiramientos regulares para obtener numerosos beneficios para su cuerpo.

Con unas sesiones regulares de caminar varios pasos estimularán el crecimiento de los vasos secundarios y desarrollarán desvíos alrededor de la arteria enferma.

Caminar es un ejercicio simple y de bajo impacto que puede ayudarte a crear un estilo de vida más activo y saludable. Es beneficioso también para aumentar la circulación sanguínea en todo el cuerpo, pues se trata de la mejor manera de aumentar la contracción muscular en las piernas.

3. Usar medias de compresión

Las medias de compresión son esenciales para quienes trabajan sentados o de pie durante todo el día. Cuando existe demasiada presión sobre las piernas o muy poco movimiento se afecta negativamente la salud y circulación general.

Usando medias de compresión se imita la acción interna de caminar haciendo que los músculos de las piernas se contraigan y relajen continuamente, estimulando así el flujo sanguíneo.

4. Administrar los niveles de estrés

El estrés puede tener efectos secundarios negativos en la salud mental y física, incluida la circulación del cuerpo. Se aconseja conseguir formas de aliviar el estrés mediante el ejercicio, escuchando música, respirando profundamente, meditando o con sesiones de psicoterapia.

5. Tomar medicamentos

Quienes no ven mejorías en la circulación de las piernas dejando de fumar y practicando ejercicios, deberán asistir a un médico que les indique un tratamiento con medicamentos. Los compuestos farmacéuticos inhiben una enzima en la pared del vaso y causa dilatación para que aumente el flujo sanguíneo.

Otros componentes hacen que las células sanguíneas sean más flexibles y se empujen más fácilmente a través de los vasos reducidos gracias a la acción de bombeo del corazón. No quiere decir que si tomas medicamentos, puedes fumar y evitar el ejercicio.

6. Someterse a procedimientos quirúrgicos

Cuando se siente un dolor excesivo en las piernas y ninguno de los consejos anteriores funciona para disminuirlo, significa que las arterias están colapsadas y esto podría ocasionar la pérdida de tejido y la amputación de los miembros.

Por fortuna, hay procedimientos quirúrgicos que ayudan a abrir los vasos para dilatarlos o para tomar una vena de otra parte de la pierna y conectarla a la arteria que está bloqueada para pasar por alto el segmento enfermo.