Cirugía de nariz, el procedimiento estético más solicitado

La operación de nariz se considera el procedimiento de cirugía plástica y reparadora más difundido en todo el mundo y se vincula con un muy alto índice de satisfacción por parte de los pacientes.

Estas cirugías, conocidas con el nombre técnico de rinoplastia, se caracterizan por su bajo nivel de complejidad y por la posibilidad de efectuarse en forma rápida y no dolorosa. La mayor parte de las operaciones se llevan a cabo en el marco de las llamadas cirugías de corta estadía o cirugías ambulatorias, de creciente aplicación en las grandes ciudades.

En casi todos los casos, se utiliza anestesia local, aunque el cirujano puede recomendar el apoyo anestésico para aquellos pacientes impresionables o que presentan un menor umbral de dolor.

La técnica consiste en general en la ruptura intencional de las estructuras óseas y cartilaginosas del apéndice nasal, con reconstrucción, reacomodación e inserción de materiales de alta resistencia y maleabilidad para obtener la forma deseada.

De no mediar complicaciones relacionadas con la cirugía, la mayoría de los pacientes regresan a sus hogares a las pocas horas de la realización del procedimiento, aunque se recomiendan una serie de cuidados y de pautas de alarma para evitar inconvenientes a corto y mediano plazo.

Es importante comentar que la función olfatoria de la nariz no se altera como consecuencia de esta técnica.

Si bien ciertos recursos más modernos (como la rinoplastia no quirúrgica) comienzan a tomar su propio lugar en la medicina estética, la operación de nariz se caracteriza por su costo relativamente bajo, su muy alto índice de seguridad y de resultados positivos.

Y, por sobre todo, con reconocidos niveles de satisfacción personal para aquellos pacientes que buscaron un embellecimiento especial de sus facciones en el marco de la modificación de la morfología y el tamaño de su apéndice nasal.

Imágenes: 1

Califica este artículo:

0/50 votos