Las 9 complicaciones más comunes de la cirugía plástica

Solo en Estados Unidos se estima que se gastan en cirugía plástica alrededor de 7 billones de dólares y van desde aumento de senos hasta rinoplastía. Los procedimientos para cambiar nuestra apariencia son cada vez más comunes y están al alcance nuestro.

Pero debes saber que las cirugías no son procedimientos simples y pueden traer riesgos. Para una gran cantidad de personas, someterse a una cirugías es algo aterrador. Así que si estás pensando en realizar una debes tener en cuenta los riesgos y beneficios que conlleva.

A continuación te mostraremos lo más común sobre las cirugías estéticas y sus complicaciones:

1. Daño en el nervio

El potencial de que el daño nervioso suceda está presente en muchos procedimientos quirúrgicos. El entumecimiento y la sensación de hormigueo es común luego de la cirugía y puede ser un indicador de daño nervioso. Muchas mujeres experimentan un cambio en la sensibilidad del pecho luego de la cirugía y 15% pierden la sensibilidad en el pezón.

2. Hematoma

Es una acumulación de sangre que suele ser largo y doloroso, parecido a un moretón. Ocurre entre el 1 y el 6% de las cirugías de aumento de pecho y es la complicación más común luego del lifting facial. El hematoma es un riesgo que está en todos los procedimientos y, en algunos casos, se resuelve con otra operación para drenar la sangre acumulada.

3. Infecciones

Los post operatorios deben ser tomados en cuenta y seguidos al pie de la letra para evitar que se produzcan infecciones en las heridas que están cicatrizando. En las cirugías de pecho, por ejemplo, la celulitis (una infección de la piel) se produce en el 2 a 4% de las personas. En algunos casos las infecciones pueden ser internas y severas, necesitando antibióticos para combatirlas.

4. Cicatrices

Las cicatrices son comunes en la mayoría de las cirugías y en el rubro de la cirugía plástica es un inconveniente. ¿Por qué? Porque esta área de la cirugía lucha para que el procedimiento sea estético y no queden rastros del mismo.

Un ejemplo de las cicatrices son las hipertróficas, son anormalmente rojas y gruesas y aparecen en el 2 a 5% de las cirugías mamarias.

5. Trombosis venosa profunda y embolismo pulmonar

La trombosis es una condición donde se forman coágulos en las venas profundas, usualmente en las piernas. Cuando estos coágulos se rompen y viajan hasta los pulmones se lo conoce como embolismo pulmonar. Esto puede ser realmente fatal en algunos casos.

6. Daño de los órganos

Un ejemplo común de esto es la liposucción. Pueden ocurrir perforaciones viscerales cuando la sonda quirúrgica entra en contacto con los órganos internos. Reparar estas lesiones suelen requerir una cirugía adicional y en algunos casos, estos daños son letales.

7. Insatisfacción con los resultados

La mayoría de las personas suelen estar contentas con los resultados de las cirugías que se realizan. Pero existe un porcentaje que no se encuentra a gusto con los resultados y esto es posible. En el caso de las cirugías mamarias, algunas personas encuentran asimetría o un contorneado no deseado. En el caso de las intervenciones faciales, los resultados pueden no gustar y en esos casos no suele haber vuelta atrás.

8. Complicaciones con la anestesia

Como bien sabemos, la anestesia le permite a los pacientes someterse a las cirugías sin sentir dolor alguno. La anestesia general se usa para procedimientos complejos donde el paciente necesita estar inconsciente.

Cuando se utiliza la anestesia general pueden haber algunas complicaciones como infección en los pulmones, paro cardíaco, apoplejía y en algunos casos, la muerte. Los síntomas leves y comunes de la anestesia son: desorientación al despertar, confusión y escalofríos.

9. Pérdida de sangre

Así como en cualquier cirugía, la pérdida de sangre es de esperarse. Sin embargo, la pérdida de sangre no controlada puede derivar en una caída de la presión arterial y los resultados ser letales. La pérdida puede ocurrir durante o después de la cirugía.

A modo resumen

La mayoría de las cirugías plásticas, si están hechas por médicos calificados, no deben ser motivo de preocupación. También hay que tener en cuenta que los riesgos varían de persona a persona, según su edad, peso, etc.

Si estás pensando en realizarte una cirugía estética, investiga y edúcate en el tema todo lo que necesites hasta estar 100% seguro de que quieres hacerlo.