Clorfenamina: antihistamínico contra procesos alérgicos y virales

Siempre es frecuente que los niños sean alérgicos a ciertas cosas, bien sea insectos, detergentes, o incluso algunas comidas. Pero hay que saber cuáles son los medicamentos indicados para cada tipo de alergia. Hoy hablaremos de la clorfenamina. 

En el caso de la clorfenamina, se puede decir que es un antihistamínico de primera generación, el cual se utiliza para tratar procesos alérgicos, tales como la rinitis estacional, conjuntivitis, urticaria, estornudo, picazón de ojos, nariz y garganta, picaduras de insectos y ronchas que aparecieron por ingesta de alimentos.

Administración oral

Una vez identificado el cuadro alérgico, puedes corroborar si efectivamente necesitas este medicamento, el cual se administra vía oral o parenteral y cuya duración es de cuatro a 25 horas, además se elimina por vía renal.

En cuanto a los posibles síntomas luego de tomarla, es importante aclarar que las acciones antimuscarínicas de la clorfenamina, hacen que la mucosa oral se seque. Aunado a ello atraviesa la barrera hematoencefálica, lo cual produce sedación, por la ocupación de receptores H3 cerebrales, los cuales influyen en el estado de vigilia.

Por esa razón, quienes la consumen tienden a estar somnolientos, y nunca la deben ingerir mujeres embarazadas ni en la lactancia.

Receptores

Este fármaco inhibe de forma reversible la fijación de la histamina a sus receptores H1, pero existen cuatro diferentes para esa histamina. El primero (H1), se ubica en el músculo liso vascular, intestinal y bronquial, al igual que en el sistema cardiovascular y el cerebro.

Entonces al ajustarse la histamina (sustancia química que produce alergias), con este receptor se estimula la fosfolipasa C, trayendo como consecuencia el incremento del calcio intracelular. Asimismo, activa la enzima óxido nítrico reductasa, cuyo resultado es la liberación de ácido araquidónico.

Todos esos procesos tienen el fin de producir vasodilatación, hipotensión, aumento de la permeabilidad y producción de edemas. De allí el enrojecimiento, eritema y pápula, los cuales son erradicados al administrar clorfenamina.

Uso limitado

Los medicamentos antihistamínicos de primera generación generalmente ocasionan sedación y somnolencia. Por tal razón muchas personas no lo utilizan continuamente. Sin embargo, entre sus acciones farmacológicas está bloquear la permeabilidad capilar, picazón, broncoconstricción y contracción intestinal, solo cuando los produjo la histamina.

Al hablar del sistema nervioso central, sí es fuerte la acción sedante e hipnótica, aunque siempre será diferente de acuerdo a la persona. Aunado a ello, produce efectos antieméticos, anticinetósidos y antivertiginosos, y si el paciente abusa puede sufrir una fuerte estimulación central, acompañado de convulsiones.

En los niños suele presentarse con agitación, así como resequedad en la mucosa y boca.
Tiempo de acción

La clorfenamina se administra vía oral, aunque también puede hacerse vía cutánea, intramuscular o intravenosa. Vale mencionar que los alimentos en el estómago, retrasan la absorción de la medicina, pero no afecta su biodisponibilidad.

Su efecto comienza como a los 30 o 60 minutos, y a lo máximo seis horas.

Efectos secundarios

Todo efecto secundario depende del sistema inmunológico del paciente, y las dosis que ingirió, pero las más frecuentes son:

• Somnolencia
• Sedación
• Conducta delirante
• Coma
• Garganta, boca y nariz seca
• Midriasis (aumento del tamaño de la pupila)
• Visión borrosa
• Retención urinaria
• Reacciones adversas en el aparato digestivo, que desencadenan náuseas, vómitos, pérdida de apetito o diarrea
• Taquicardia, hipotensión o hipertensión
• Extrasístoles (trastorno del ritmo cardiaco)
• Arritmia

Otro punto importante de comentar es que la mayoría de los antihistáminicos deben tomarse en una hora de descanso, debido a los síntomas que produce. Es totalmente prohibido conducir un vehículo ,o manejar alguna máquina.

Dichos efectos desaparecen en pocos días, pero si llegasen a durar más, tiene que reducir la dosis o cambiar de medicamento.

Califica este artículo:

0/50 votos