Un estilo de vida saludable combate la obesidad y su recaída

Adelgazar se ha convertido en una utopía para muchas personas, especialmente para los que sufren de obesidad. Y aunque a veces sienten la motivación necesaria para bajar de peso, casi siempre hacen dietas “estrictas”, que a largo plazo ocasionan es un rebote, es decir, recaída. En ese sentido, la clave para combatir la obesidad es comenzar y llevar un estilo de vida saludable.

Pero evidentemente eso no se hace de la noche a la mañana, es un proceso que lleva tiempo, paciencia, perseverancia, motivación, aceptación y ayuda psicológica, porque es pasar de consumir alto contenido de azúcar y grasa, a ingerir alimentos naturales y libres de ser procesados o refinados.

Peligrosa

La obesidad es un trastorno que lleva a que la persona ingiera más calorías de las que quema, bien sea con ejercicio o a través de sus actividades de rutina, y ese exceso lo convierte en grasa. No solamente afecta la parte física del cuerpo, sino que cuando no se trata adecuadamente puede generar enfermedades cardíacas, diabetes y alta presión arterial. Igualmente perjudica la parte emocional, causando depresión, aislamiento social y sentimiento de culpa.

Cabe destacar que una persona es obesa cuando su índice de masa corporal (IMC), es igual o mayor a 30. Ese número se saca al dividir tu peso (en kilogramos), por tu estatura (metros cuadrados). Y ¿cómo alguien puede llegar a sobrepasar esos límites?, pues puede ser por influencias genéticas, pero las dos principales causas son:

  • Inactividad: llevar una vida sedentaria, implica mayor consumo de calorías y nada de ejercicio que ayude a quemarlas
  • Hábitos alimenticios no saludables: si llevas una dieta basada en alimentos procesados, refinados, comida rápida y bebidas azucaradas, estarás más propenso a subir de peso

Come sano

Lo principal para combatir la obesidad es comenzar una vida saludable. Pero no solamente hacerlo para bajar esos kilos demás, sino adaptarlo como un estilo de vida por siempre, porque la idea es que no sufras las temidas recaídas.

  • Primero debes observar lo que estás comiendo para luego hacer los cambios
  • Luego cambia la dieta, y busca los alimentos más ricos en nutrientes y bajos en calorías, como las frutas, vegetales y cereales integrales. Elimina las comidas procesadas, dulces y alcohol
  • Come cinco veces al día (tres comidas fuertes y dos meriendas)
  • Date un gusto de vez en cuando, pero sin abusar
  • Haz ejercicio, mínimo 30 minutos los cinco días de la semana. Pudieses caminar, trotar o hacer natación
  • Proponte metas pequeñas, y luego vas aumentando. Si antes hacías 30 minutos de ejercicio, aumenta a 45, y luego 60
  • Usa siempre las escaleras, así haya ascensor
  • Si crees que no puedes solo, busca ayuda con profesionales expertos en el área de salud, física y emocional
  • El estrés aumenta la ansiedad, y eso hace que puedas ingerir más comida de lo habitual. Aprende a identificar esas situaciones, y lleva una lista de lo que comes en el día
  • Pésate una vez a la semana, pero no te mortifiques sino ves resultados rápido, sé perseverante
  • Toma mucha agua
  • Sé constante, come muy bien en la semana, y un día come algo que te encante, como especie de comida trampa

Medidas extremas

Además de lo mencionado, existen dos formas de combatir la obesidad. Una es con medicamentos especializados para ello, pero siempre bajo la supervisión médica. Igualmente tienen que ir acompañado de alimentación saludable y ejercicio.

Y la otra es la cirugía bariátrica, que va dirigida a personas que tienen obesidad extrema. También están el bypass gástrico y laparoscopía de banda gástrica ajustable (Lap-Band). Cabe aclarar que solamente se hacen cuando la persona agotó todas las recomendaciones explicadas en el texto, y su salud está en riesgo.

Evita las recaídas

Es normal que luego de hacer una dieta, puedas sufrir una recaída. Para evitarla lo aconsejable es no dejar de hacer ejercicio, porque eso te mantendrá motivado y con energía. Igualmente evita las dietas estrictas, y aplica tu plan alimenticio saludable poco a poco, incluyendo una comida alta en grasas sólo una vez por semana.

Combinar la actividad física y una dieta balanceada, te ayudará a no caer en un posible rebote, porque el objetivo es que encuentres un estilo de vida saludable, que puedas mantener a largo plazo.

Califica este artículo:

0/50 votos