Por qué no es recomendable comer hasta quedar “lleno”

Vivimos en una sociedad que vende la idea de que cuanto más grande es mejor, un ejemplo es que la mayoría de los restaurantes sirven un tamaño de comida lo suficientemente grande para dos o tres adultos.

Lo que debemos tener en cuenta es que el estómago está compuesto de músculo liso y cuando comes en exceso, se estirará y tu apetito aumentará. Por ello, quedar muy lleno lleva al sobrepeso.

Solo debescomer hasta que estés satisfecho, no hasta que estés full. Si ya tienes un gran apetito, tomará un poco más control al principio, pero es imperativo que disminuyas el tamaño de sus porciones.

Además, puedes seguir estas recomendaciones:

Aprende a diferenciar el hambre del apetito

Las personas nacen de manera innata para buscar alimentos que les permitan sobrevivir en los períodos de hambre, aunque los factores externos pueden ser tentadores y estimular el apetito: el hambre es la necesidad física de alimento, mientras que el apetito es el deseo de comer.

Pero la diferencia entre sentirse lleno y satisfecho radica en gran medida en el complejo sistema del cuerpo para la regulación del apetito, que puede estar relacionado con los comportamientos y las reacciones fisiológicas del cuerpo a las hormonas o al estrés.

El apetito está dictado por señales de saciedad intrínsecas, reguladas por el hipotálamo en el cerebro, pero también pueden verse afectadas por pensamientos, sentimientos y conexiones con los alimentos.

Los sentimientos de plenitud o saciedad se pueden ver comprometidos por los desequilibrios hormonales y la masa muscular disponible, ya que las personas con aumento muscular generalmente requieren una mayor ingesta calórica.

Puedes comer sano y sentirte lleno fácilmente

En primer lugar, “comer sano” es bastante amplio, ya que las personas pueden tener varias opiniones sobre a qué debe parecerse una dieta nutritiva.

Sin embargo, la mayoría de los expertos en nutrición fomentan la ingesta de granos integrales, frutas y verduras, proteínas magras, productos lácteos y fuentes de grasas saludables.

Equilibrar cada uno en el plato de comida naturalmente puede mantener las calorías dentro de lo razonable, pero las técnicas de alimentación consciente pueden mantener las porciones bajo control, especialmente cuando se consumen los alimentos más “no saludables”.

Practica la alimentación consciente desconectándote del entorno externo para reconectarte con la comida. En última instancia, comienza desconectando de todos los dispositivos electrónicos y pantallas.

Tienes que preparar lo que comes

No solo permite el control de los ingredientes, sino que ayuda a formar la apreciación de los alimentos. Tomarse el tiempo para picar verduras, hornear pollo o compilar ingredientes de cacerola permite a las personas conectarse con lo que están por comer.

Tienes que conectarte con lo que comes

Sentarse y comer en la mesa puede limitar aún más las distracciones, especialmente con la desconexión de todos los dispositivos electrónicos.

Comer en un ambiente estructurado, con un plato de comida en porciones, puede ayudar a minimizar el riesgo de comer sin sentido, que es probable que ocurra si te sientas en un escritorio con una gran bolsa de papas fritas.

Aunque puede ser difícil comer lentamente con un horario ocupado o si la comida sabe tan bien, es imperativo aprender las habilidades para hacerlo. Las comidas deben comprender al menos un intervalo de tiempo de 20 minutos, ya que se necesita al menos esa cantidad de tiempo para que el cerebro y el estómago se conecten e inicien el sentimiento de “estoy lleno”.

Por último, masticar lentamente y dejar el tenedor entre las picaduras puede ayudar a disminuir el tiempo de comer reconociendo los sentidos. Oler completamente el aroma, saborear el sabor y otras sensaciones pueden mejorar aún más la apreciación de los alimentos.

Califica este artículo:

0/50 votos