Por qué la comida frita nos enferma y qué alternativas sanas existen

Freir es un método de cocción usado en todo el mundo. Es un método muy utilizado porque es una forma barata y rápida de cocinar. Entre los alimentos fritos más populares podemos encontrar el pescado, las papas, el pollo y el queso.

Muchas personas aman el gusto frito, pero es importante saber que los alimentos cocidos de esta manera suelen tener muchas calorías y grasas trans. Por este motivo, comer muchos alimentos fritos puede ser perjudicial para la salud.

Los alimentos que se fríen pierden contenido de agua y absorben grasa, lo que aumenta su contenido de calorías. Para hacer una comparación sencilla, una papa de 100 gramos contiene 93 calorías y 0 gramos de grasa, mientras que la misma cantidad de papas de fritas contiene 319 calorías y 17 gramos de grasa.

Como puedes ver, freir añade una gran cantidad de calorías. Por este motivo siempre es recomendable elegir otros métodos de cocción más sanos.

La comida frita suele tener más grasas trans

Las grasas trans se forman cuando las grasas insaturadas atraviesan un proceso llamado hidrogenación. Las empresas de alimentos suelen hidrogenizar grasas utilizando alta presión y gas hidrógeno para ampliar la fecha de vencimiento, pero este proceso se produce también cuando el aceite es calentado a altas temperaturas al cocinar.

Este proceso cambia la estructura de las grasas, haciéndolas más difíciles de romper, lo que puede derivar en efectos negativos para la salud.

Las grasa trans están asociadas con un incremento en el riesgo de sufrir un gran número de enfermedades, entre las que podemos encontrar los problemas al corazón, el cáncer, la diabetes, y la obesidad.

En resumen, los alimentos fritos se cocinan usualmente en aceites vegetales. Cuando se calientan, estos aceites pueden formar grasas trans, las cuales pueden derivar en varios problemas de salud. Otro motivo para evitar este tipo de cocción.

Comer alimentos fritos nos puede enfermar

Muchísimos estudios han encontrado una asociación entre comer alimentos fritos y el riesgo de sufrir enfermedades crónicas.

Cuanto más cantidad de alimentos fritos ingieras, más riesgos de sufrir diabetes tipo 2, enfermedades del corazón, y obesidad tendrás.

Alternativas sanas a las frituras

Si te gusta el gusto de los alimentos fritos, puedes utilizar aceites más sanos u otros métodos alternativos de cocción.

Entre los aceites más sanos podrás encontrar:

  • El aceite de coco
  • El aceite de oliva
  • Aceite de palta

Entre los métodos alternativos más sanos, encontramos:

  • “Fritura” al horno: sin aceite, pero cocinando a temperaturas de más de 230 grados centígrados
  • Freidoras de aire: es una forma alternativa de freír en la cual un aparato especial circula aire caliente a alta velocidad, lo que nos permite freir con un 80% menos de aceite.