Cómo bajar el ácido úrico comiendo los alimentos correctos

Tener niveles altos de ácido úrico en la sangre es un problema, ya que pueden formarse cristalizaciones en las articulaciones, provocando una condición conocida como gota. Por otra parte, el ácido úrico elevado puede provocar insuficiencia renal y piedras en los riñones.

¿Qué es?

El ácido úrico es un químico que se produce luego de la descomposición de sustancias químicas llamadas purinas, las cuales podemos encontrar en las sardinas, el hígado, y las anchoas.

El ácido úrico se recicla al momento de la muerte de las células y nos ayuda a mantener protegidos nuestros vasos sanguíneos, evitando el daño a los mismos. Además, es importante destacar que los riñones se encargan de filtrar y eliminar del cuerpo (mediante la orina) la mayor parte de ácido úrico en sangre.

El problema se presenta cuando el organismo produce demasiado ácido o los riñones no pueden eliminarlo de manera eficaz. Es en ese momento cuando el ácido úrico comienza a acumularse en lugares como los riñones, las articulaciones, los tendones, y otros órganos.

¿Acido úrico = gota?

El ácido úrico elevado tiene un rol importante en el desarrollo de la gota, pero no todas las personas con ácido úrico alto la desarrollarán.

¿Por qué se eleva?

Básicamente por varios motivos:

  • Herencia
  • Obesidad
  • Dieta alta en purinas
  • Ingesta elevada de alcohol
  • Medicamentos diuréticos
  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Medicamentos inmuno-supresores
  • Hipotiroidismo
  • Psoriasis

Cómo reducirlo con remedios caseros

Como en casi todas las condiciones, los alimentos que ingerimos tienen un rol súper importante en nuestra salud. Aquí te listamos los principales alimentos que debes incluir y cuáles tienes que evitar.

bananas

Incluye en tu dieta:

  • Bananas
  • Vegetales de hojas verdes
  • Aguacates o paltas
  • Pasas
  • Ciruelas pasas
  • Papas
  • Fresas
  • Sandía
  • Cerezas
  • Granos enteros
  • Frutas
  • Verduras
  • Una gran cantidad de agua

Elimina o limita en tu dieta:

  • Alimentos con altos niveles de purina como anchoas, carnes de órgano, sardinas
  • Refrescos gaseosos
  • Dietas con altos niveles de proteínas.

Siguiendo estos consejos ya estás por buen camino para tratar esta condición. Recuerda, igualmente, realizar chequeos periódicos con tu médico de cabecera. Él te podrá indicar el mejor tratamiento a seguir.

Califica este artículo:

0/50 votos