Cómo bajar la fiebre de forma natural

La fiebre es el aumento de la temperatura corporal por encima de los 38 °C. Al padecerla, también sentimos el incremento del ritmo respiratorio y cardiaco, además de otros malestares.

Aunque la fiebre podría ser la reacción a un resfriado, también es la respuesta de nuestro sistema inmunológico a otras enfermedades, por lo cual no debemos dejar de prestarle atención.

Si es muy elevada hay que actuar con rapidez, porque estaríamos propensos a convulsionar; es de mayor cuidado al tratarse de niños, embarazadas, enfermos cardíacos, afecciones pulmonares o cerebrales y personas de la tercera edad.

Aprende cómo bajar la fiebre

Cuando lo que atravesamos es un proceso infeccioso, es conveniente la medicación supervisada para romper el cuadro. Pero si se trata de una fiebre leve, podemos aplicar remedios o trucos caseros para bajarla.

¿Dudas de cuándo es una fiebre moderada o no? Nada más perfecto que el organismo y sus síntomas, los cuales te ayudarán a detectar si realmente ameritas la atención médica o si lo que experimentamos es un malestar común.

Revisa esta lista de sugerencias para bajar la fiebre en casa de manera natural:

 

  • Bebe mucha agua: cuando tenemos fiebre nos deshidratamos. Por eso es recomendable tomar bastante agua, jugos y líquido en general, principalmente si la calentura es acompañada de diarrea. Las cantidades sugeridas son litro y medio si es un niño, 2.2 litros si es mujer y 3 al tratarse de un hombre.

 

 

  • Báñate varios minutos: sobre este consejo hay variaciones. Algunas personas coinciden en que el baño debe ser caliente o tibio, otros recomiendan el agua templada aunque no se experimente la mejor sensación. Lo cierto es que varios minutos bajo la regadera ayudarán a disminuir la temperatura y tu cuerpo lo agradecerá.

 

 

  • Come poco: el mismo síndrome febril nos afectará el apetito. Pero cuando atravesamos un malestar, es mejor comer poco a menos que se trate de líquidos como sopa de verduras o algún té. Esto ayudará al organismo.

 

 

  • Usa calcetines mojados: es un remedio perfecto si el paciente es un niño. Solo hay que humedecer la prenda y colocársela, de manera que se refresquen y sientan alivio. Cada vez que se seque, hay que volver a mojar y escurrir el calcetín.

 

 

  • Compresas de agua helada: una toalla mojada en agua fría, incluso con hielo, calma el malestar y ayuda a bajar la temperatura. La compresa es colocada en la frente, cuello o muñeca, una vez que la exprimimos. De hecho, frotar el cuerpo con el pañito  húmedo le hará sentirse mejor. Tenga en cuenta que las toallas frías eliminan el calor, por eso puede repetir varias veces el procedimiento.

 

 

  • Ingiere tés: varias tazas de té de pasas disminuyen el quebranto. El té de salvia con unas gotas de limón permite transpirar y bajar la fiebre; el de lechuga hidrata porque contiene sodio, fósforo, potasio, magnesio y calcio. Tómales antes que enfríe.

 

 

  • Consume helado: será el remedio favorito de los niños. Aparte de ser frío, contiene azúcar que, en este caso, es beneficiosa. Un helado hidrata el cuerpo, baja la calentura y sirve como aliciente.

 

 

  • Usa ropa ligera: con menos capas de ropa sentirás menos calor. Si tiemblas de frío, entonces cúbrete con una cobija ligera, poco a poco se calentará.

 

 

  • Mantente en un sitio fresco: cuando tenemos fiebre y estamos en casa, debemos permanecer en un lugar fresco; si nos agarra la fiebre en la calle, procuremos ubicarnos bajo la sombra. Considera que los cambios bruscos de temperatura te afectarán. Evita los traslados constantes entre ambientes, seguro mejorarás más rápido.

 

 

Califica este artículo:

0/50 votos