5 consejos para elegir amistades que te potenciarán como persona

Los verdaderos amigos son tan importantes para nosotros como lo es la familia, pero a diferencia de esta podemos escoger a esa persona con quien podamos relacionarnos y estrechar un poderoso vínculo de amistad.

Elegir bien significa hacer lazos de hermandad durante toda la vida o el tiempo que dure, ya que en el proceso se establecen códigos como la honestidad, complicidad, cariño y lealtad que beneficiarán a ambos.

Definitivamente, con ellos podemos disfrutar, aprender, vivir y experimentar; pero también, llorar, reír y conversar largo y tendido sobre cualquier tema, por más banal que parezca, sin aburrirnos.

Es posible que juntos hagamos frente al mundo, sobre todo en momentos de adversidad, pues al fin y al cabo para eso y mucho más están las amistades que en realidad valen la pena.

A veces la selección no es tarea sencilla, pero ¿qué tal si desde acá establecemos algunos sencillos parámetros que te ayuden durante todo el proceso? ¿Estás animado?

Cómo escoger buenos amigos

1. Evalúa el escenario y ten tu propio estándar de calidad
Lo primero que debes tomar en consideración es el comportamiento que tiene esa persona hacia ti, si el cariño que le das es correspondido, si llora y ríe contigo, si te ayuda a cumplir tus objetivos o si te alienta a seguir adelante.

Evalúa cómo te sientes junto a él o ella. ¿Te hace sentir bien? ¿Te sientes cómodo a su lado? Si pasa exactamente lo contrario y ves que no aporta nada a la relación, entonces déjalo pasar y dedica tu atención a otra persona que merezca la pena.

2. Considera a aquella persona que te respete y te acepte
Nada hacemos con alguien que constantemente nos falta el respeto y no les gusta cómo somos ni lo que sentimos. Si te humillan y te hacen sentir como a basura, no hay nada que hacer allí; en cambio si hay respeto, incluso en momentos donde prevalezcan las diferencias, estás junto a la persona correcta.

Un verdadero amigo no es aquel que te obliga a decir y hacer cosas que no quieres y, aunque desatine con tu forma de ver la vida, sabrá respetarla y entenderla. Recuerda que no es tu deber cambiar tu actitud porque a otra persona le disguste.

3. La confianza es la base de toda relación, incluso de amistad
Es mejor aquella persona con la que te sientes libre de hablar y hacer lo que sea sin temor a ser juzgado. Es por ello que la confianza es una pieza fundamental que solidifica la amistad.

Por lo general, el amigo ideal es aquel con el que puedes charlar durante horas y sentirte tranquilo, pues sabes y de sobra que nada de lo que digas será revelado a terceros.

4. Escoge a esa persona a la que quieras parecerte
Los amigos son una poderosa influencia y, sin darnos cuenta, adoptamos ciertas conductas de ellos. De igual forma, también podemos incidir en su comportamiento.

Lo que tratamos de decir es que si estamos buscando ser responsables, honestos, trabajadores o lo que sea que necesites, es mejor relacionarnos con quien camine por la misma vía.

5. Un buen amigo es aquel que motiva y equilibra puntos débiles
¿Tienes muchas ganas de tirar la toalla? No es un mal de morir, pues todos hemos tenido momentos de debilidad, sobre todo cuando creemos que algún proyecto se nos queda estancado. Es por eso que el amigo real te ayudará a levantarte y a seguir sin importar lo difícil del camino.

Escoge a esa persona con habilidades y destrezas que quizá careces para que sirva como un complemento. Si, por ejemplo, tu amigo es mejor en la cocina que tú, pide ayuda y seguramente mejorarás.

Pon a prueba esta guía y verás que elegir buenas amistades que te potencien será bastante fácil.

Califica este artículo:

0/50 votos