Descubre cómo producir más leche materna y de mejor calidad

Amamantar es uno de los regalos más importantes que una mamá le puede dar a su bebé. La leche materna es altamente nutritiva para los bebés, con un balance óptimo de grasa, azúcar, agua y proteínas. Todos estos nutrientes son esenciales para el desarrollo del bebé.

La leche materna, además, ayuda a reducir la posibilidad de que el bebé sufra asma o alergias, enfermedades respiratorias o infecciones frecuentes en los oídos.

¿Estás amamantando y quieres aumentar la producción y calidad de tu leche materna?

Aquí compartimos contigo tres alimentos que te ayudarán a conseguirlo.

Mejora tu leche materna consumiendo avena

La avena puede ayudar a aumentar la cantidad de leche materna, así como también su calidad. Estimula la producción de oxitocina, una hormona que tiene está involucrada en el nacimiento de un bebé. Además, previene la anemia por deficiencia de hierro, la cual es común en madres primerizas.

La avena natural (grano entero) es un alimento alto de fibras que es fácil de preparar y es fácil de digerir. La avena instantánea es práctica, aunque en muchos casos viene cargada de azúcar extra, lo cual no es bueno para la salud. Investiga para encontrar opciones saludables.

Una taza de avena tibia puede ayudar incluso a mujeres que sufren depresión post-parto luego de dar a luz a su bebé. Puedes añadirle miel, nueces cortadas, fresas u otros ingredientes para realizar su sabor. Incluso pueden disfrutar avena en galletitas.

Almendras para una mejor leche materna

Las almendras y otras nueces, como por ejemplo las castañas de cajú o las nueces, son muy beneficiosas para las mamás que están amamantando. Las almendras están llenas de proteínas, fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, los cuales son importantes para mantener la salud de la madre y del bebé recién nacido.

Estos frutos son una excelente fuente de calcio, sin tener que recurrir a los lácteos.

Además, la grasa monoinsaturada en las almendras incrementa el valor nutricional de la leche de la madre.

Intenta comer 4 o 5 unidades por día, pero evita las variedades con sal y tostadas.

¡Atención! Si tienes alergia a las nueces, evítalas completamente.

Aprovecha los beneficios del aceite de coco

El aceite de coco extra-virgen es considerado saludable tanto para las madres que están amamantando a sus bebés como para quienes están embarazadas. Contiene ácidos escenciales como el omega-3 que ayudan a la producción de leche materna.

Por otra parte, el aceite de coco posee propiedades que mejoran el sistema inmune de quienes lo consumen, y le brindará a las madres energía extra para poder cuidar de sus bebés.

Las mamás que están amamantando tendrían que consumir de 1 a 3 cucharadas de aceite de coco por día. Podrías usarlo incluso para condimentar ensaladas.