Cómo saber si el asma es provocado por una alergia

Muchas personas piensan que el asma y las alergias son dos cosas totalmente diferentes. Está claro que ambas presentan síntomas que pueden incluir tos persistente, pero en la mayoría de los casos el asma es una condición mucho más grave que requiere de tratamiento periódico.

Lo que mucha gente no sabe es que las alergias pueden, a lo largo del tiempo, provocar síntomas de asma. El mismo polen que puede darte provocarte un estornudo durante la primera puede estar causando una tos persistente o un problema para respirar.

La relación entre alergias y asma

Las alergias son una simple respuesta del cuerpo hacia diferentes sustancias que pueden ingresar a tu cuerpo. El mismo sistema que biológicamente te protege de enfermedades libera sustancias químicas llamadas histaminas que causa los síntomas de la alergia. El goteo nasal o un simple estornudo no son más que reacciones ante esas sustancias externas.

De manera similar, quienes sufren asma pasan por algo similar. Las vías respiratorias de las personas con asma se inflaman, convirtiéndose en más sensibles a sustancias como el polvo y el polen. Los síntomas se pueden generar durante todo el año o en épocas específicas.

Las causas del asma

Las alergias no son los únicos factores que pueden desencadenar una reacción asmática. Existen otras causas que tanto de manera aislada como conjunta pueden generar síntomas de asma, ellos son:

  • Ejercicio
  • Estrés
  • Reflujo gastroesofágico

Quienes sufren asma suelen tener más problemas durante la primavera y el otoño, épocas donde los alérgenos llegan con más frecuencia a las vías respiratorias de las personas.

Asma vs alergias

Los síntomas de una alergia incluyen estornudos, congestión nasal, e incluso dolores de cabeza. Aunque la tos suele ser común en los pacientes con alergias, una tos disruptiva y prolongada suele ser signo de asma.

El asma incluye síntomas como por ejemplo la tos seca, que viene acompañada de silbido. Un asmático suele sentir dificultad para respirar, ya que siente opresión en el pecho.

Para quienes son padres, es importante verificar y estar atentos a cuándo los niños respiran más rápido o con más ruido de lo normal. Es importante estar atentos a cambios de hábitos al momento de jugar de los niños, ya que las actividades con mucho esfuerzo suelen convertirse en dificultosas para pequeños con asma.

Para muchas personas con asma, los síntomas suelen ser peores durante la noche. A su vez, el clima frío suele aumentar la dimensión del problema, generando síntomas más fuertes y persistentes.

Cómo se diagnostica el asma

Si sospechas que tu niño puede tener asma, cuando los lleves al médico verás que el mismo hará una serie de pruebas para corroborar el cuadro. Usando un estetoscopio el doctor escuchará la respiración para detectar cualquier ruido anormal. El pequeño tendrá que respirar despacio y de manera profunda varias veces.

En muchos casos se mide la capacidad pulmonar, así como también la cantidad del aire que una persona exhala, o la velocidad del mismo. Todos estos exámenes tienen el objetivo común de detectar asma o problemas respiratorios.

El médico también revisará la nariz, la garganta, y las vías respiratorias. Aunque los tests de alergia no pueden isolar y separar el asma, pueden separar cualquier alérgeno que podría estar complicando el cuadro de una persona que esté sufriendo este problema.

Cómo se trata el asma

El primer paso para tratar los casos inducido por alergia es tratar las reacciones alérgicas que están favoreciendo la aparición del mismo. Se utilizan antihestamínicos para reducir la congestión, que por consecuencia mejorará el cuadro de asma.

Los corticosteroides se recetan usualmente a personas que sufren de este problema. La teofilina, por otra parte, es una pastilla diaria que toman las personas con asma para reducir la inflamación de las vías respiratorias. Al reducir la inflamación, los pacientes con asma inducido por alergia podrán recuperar la capacidad de respirar normalmente.

Califica este artículo:

0/50 votos