¿Cuándo comienza a sentirse el bebé dentro de la panza?

El embarazo es uno de los momentos más hermosos en la vida de una mujer. Y la conexión que existe entre la mamá y el bebé comienza dentro de la panza. Pero recién alrededor del 4to mes de embarazo es cuando comienza a sentirse el movimiento del bebé.

Las madres primerizas tardan más en notar el movimiento en su vientre porque su musculatura es más firme que la de las mujeres que ya fueron madres. Estas últimas notan mucho antes los movimientos del feto.

La máxima movilidad del feto se da entre la semana 30 y 36 del embarazo, para luego disminuir gradualmente hasta el momento del parto. La disminución del movimiento se debe a que el bebé está cada vez más grande y tiene menos espacio en su bolsa para la movilidad.

Se cree que un bebé saludable se hace notar al menos 10 veces al día. Si notas que se mueve mucho más, no hay problema porque es sinónimo de salud. Pero, en los casos en los que se mueve poco o no sientes movimiento alguno, es conveniente que consultes con el médico.

Los movimientos rara vez son dolorosos pero a veces sientes dolor cuando se apoya en la parte superior del abdomen. Y pueden llegar a doler un poco más a medida que te acercas a la fecha de parto.

Muchas madres embarazadas manifiestan que su bebé tiene un lado preferido dentro de la panza, y que cuando se acuestan sobre ese lado, el bebé se pone como loco. Esto puede suceder a medida que va creciendo el pequeño dentro del útero, ya que una posición u otra puede favorecer su movilidad.

Otra cosa típica del bebé son ciertos movimientos rítmicos que se sienten durante varios minutos, en un lugar determinado del vientre y que corresponden al hipo. Esto es completamente normal y es signo de buena salud. Sucede que tu bebé está preparándose para la vida fuera del útero y el hipo es una respuesta normal que ayuda al ejercicio de la respiración.

Notarás particularidades en la movilidad de tu hijo, dentro del vientre empezarás a conocerlo. Sabrás a qué hora se mueve y en que lugares de la panza se siente más. Ya está formado el más sólido de los vínculos entre dos seres, el de la madre con su hijo.

Imágenes: 1, 2, 3