Estos son los daños que produce el cloro en tu salud

Usado para blanquear la ropa, como desinfectante, para la limpieza del hogar en general y -en una presentación diferente- en las piscinas, el cloro es una sustancia química que puede resultar tóxica para el organismo, por lo tanto su manipulación debe ser cuidadosa.

Es importante que siempre estemos atentos a los efectos que pueden tener algunos líquidos u otros materiales a los que podemos estar expuestos regularmente y cuyos peligros pueden ser desconocidos por todo el mundo.

El cuerpo, cuando absorbe estos químicos, experimenta una serie de efectos que pueden ser visibles a mediado y a largo plazo, algunos más graves que otros e incluso irreversibles, como enfermedades raras y alegrías extremas, como consecuencia de lo que se conoce como un envenenamiento progresivo.

Efectos dañinos del cloro sobre el organismo

En casa seguramente le damos diferentes usos al cloro, mucha gente lo utiliza, por ejemplo, para absolutamente todas las actividades de limpieza o para desinfectar las frutas y hortalizas, sin saber que puede estar en presencia de un elemento sumamente tóxico, comparado hasta con algunos venenos.

Los investigadores que han estudiado esta sustancia coinciden en que sus efectos van a depender de dos cosas: del tiempo de exposición y a las cantidades que se empleen.

Algunos de los daños que produce el cloro

-Es peligroso para el corazón, el cerebro y para los pulmones
-Puede ser perjudicial para los tejidos del cuerpo
-Es posible que active reacciones alérgicas en la piel
-El hipotiroidismo está asociado al exceso de cloro en comparación con el yodo
-El asma puede desencadenarse como consecuencia de la exposición al cloro.
-El cloro es un irritante de las mucosas como la nariz y la garganta.
-Si se ingiere puede causar mareos, náuseas y vómitos.
-El consumo de cloro está asociado con alteraciones en la respiración.
-El cloro también es peligroso para el estómago, esófago y vías digestivas

En caso de ingerir grandes cantidades de cloro por accidente o inhalar los gases que emana la sustancia, lo más recomendable es acudir inmediatamente al médico para que haga las revisiones pertinentes e indique el tratamiento adecuado.

¿Qué pasa con el cloro de las piscinas?

El cloro es ampliamente usado de las piscinas para la eliminación de hongos y bacterias, pero aunque es bueno para desinfectar, su uso puede ser nocivo para el cuerpo humano si la exposición a esta sustancia es constante.

El consumo de cloro en su estado líquido afecta el funcionamiento del organismo en distintas formas y en algunas ocasiones es la causa de problemas respiratorios en los niños.

Cuando tragamos agua de la piscina o cuando simplemente la absorbe nuestra piel, el cloro que contiene este líquido pasa directamente al torrente sanguíneo, logrando afectar diferentes órganos.

En algunos lugares, por ejemplo, para evitar todos los peligros que esto conlleva están sustituyendo las depuradoras o los filtros de las albercas, cambiando el cloro por la sal.

En las piscinas también es aconsejable el uso de métodos de limpieza a bases de ingredientes naturales y colocarle pastillas para purificar el agua sin el uso de elementos químicos.

Pero si inevitablemente nos exponemos al cloro, inmediatamente después de nadar conviene una ducha con jabón neutro y abundante agua, para eliminar los restos que puedan comprometer nuestro organismo.

Los especialistas recomiendan el uso de otros productos para la limpieza del hogar que resultan más seguros y menos volátiles que el cloro. Vale la pena intentar con opciones más naturales u orgánicas que no impliquen mayores riesgos para tu salud y la de tu familia.

Califica este artículo:

0/50 votos