Cuáles son los riesgos de dejar de fumar mediante hipnosis

A pesar de que la hipnosis en sus distintas variantes es un recurso válido e interesante para dejar el cigarrillo, se trata de un procedimiento que no está exento de ciertos riesgos que el paciente debe conocer antes de iniciar las sesiones.

Muchas personas fumadoras tienen afectación cardiovascular como consecuencias de la propia acción nociva del tabaco sobre el organismo. Dado que la hipnosis puede traer al plano consciente algunas vivencias traumáticas del pasado, no se aconseja su aplicación en individuos con antecedentes coronarios o de arritmias graves, ya que el impacto emocional podría afectarlo de forma impredecible y acarrear con ello complicaciones para la salud.

Por otra parte, cuando una persona sale del llamado “trance hipnótico”, se describe la posibilidad de que pueda recordar al menos en parte lo ocurrido durante la sesión. Sin embargo, este interesante fenómeno depende no sólo de la profundidad de la hipnosis, sino también de la intensidad de la experiencia traumática que la persona logró reactivar desde su inconsciente en el momento de la sesión.

No obstante, el gran temor de los pacientes consiste en que las personas bajo hipnosis ejecuten órdenes para actos indebidos o puedan ser víctimas de abusos físicos. En este sentido se destaca que se preserva cierto nivel de control del inconsciente que, en muchos casos, permitiría al hipnotizado salir del trance.

Por otra parte, la posibilidad de realizar acciones no deseadas posteriores a la hipnosis es muy poco probable, según señalan la mayoría de los expertos en el tema.

Los riesgos psicológicos o funcionales secundarios a la hipnosis parecen, en realidad, muy escasos. Por lo tanto, con la debida seriedad y precauciones que deben asignarse a todo recurso terapéutico, esta estrategia representa una opción segura y eficaz como complemento a las distintas terapias para dejar de fumar.

Imágenes: 1