9 métodos infalibles que te ayudarán a dejar de roncar

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que los ronquidos afectan hasta un 45% de la población adulta de cada país. Más allá de llegar a molestar a la pareja de cama, estos sonidos son causados por una serie de problemas físicos y emocionales; incluso, estudio revelan que, en los casos más graves, los ronquidos vienen acompañados por un elevado riesgo de infartos y derrames.

¿Por qué se ronca?

La base del problema está en que cuando se duerme, los músculos del cuello y la garganta entran en un completo estado de relajación haciendo que las vías respiratorias reduzcan su grosor y dejen menos espacio para que el aire circule, lo cual hace vibrar y sonar el tejido blando que cuelga en ese espacio reducido.

Ahora, ¿cómo se puede dejar de roncar? Existen métodos que pueden hacerse para dormir sin hacer tanto ruido y, sobre todo, para dejar dormir a quienes tenemos al lado.

Consejos para evitar los ronquidos

1. Para evitar los ronquidos no basta con que la persona que esté al lado le dé un sacudón a quien ronca. Primero se debe distinguir cómo se ronca para abordar las causas articulares de este problema; es decir, si se ronca con la boca cerrada, la lengua es la causante de los insoportables ronquidos. Para evitar esto se deben hacer ejercicios para controlar la lengua cuando se está durmiendo o usar dispositivos dentales para evitar la retracción de la lengua.

2. Ahora, cuando se ronca con la boca abierta, quizás es porque se tenga problemas de sinusitis, apnea o por la postura que se tenga al dormir. Intente dormir de otra manera o acuda al médico para controlar su problema de sinusitis.

3. Roncar también puede deberse a malos hábitos de alimentación, vida sedentaria y sobrepeso. Es totalmente falso que cuando se ronca es porque el cuerpo está cansado. Quizás tenga que dejar algunos hábitos, cambiar su estilo de vida y acudir a un especialista para descartar alguna patología.

4. Evite la ingesta excesiva de alcohol, pastillas para dormir y alimentos pesados o comidas grasosas antes de dormir porque estas son principales causantes de los ronquidos, además que restringen el flujo de aire empujándole hacia arriba en el diafragma.

5. La grasa cervical y de la zona perifaringea aumenta y disminuye el espacio en esta zona aumentando la posibilidad de que se produzcan fuertes ronquidos o que se obstruya esta área y se produzcan apneas. Se recomienda hacer ejercicios, comer sano, sumarse a cualquier actividad física y mantener el peso ideal.

6. Cuando se tiene apnea del sueño, ahogos de la persona mientras duerme, se aconseja usar una máscara de CPAP, un dispositivo que se coloca en la nariz cuando se va a dormir para disminuir, considerablemente, los ronquidos y la apnea. Los ronquidos se asocian a disminución de la oxigenación cerebral y cardiaca, aumento del riesgo de arritmias con muerte súbita e infartos cardiacos y cerebrales.

7. Aunque parezca contradictorio, sobre todo porque antes de dormir muchas personas optan por una manzanilla o una infusión para relajar el cuerpo y la mente, estas terminan relajando los músculos de la faringe haciendo que aumente las vibraciones de la campanilla. Por ello, se aconseja evitar las infusiones y manzanillas antes de dormir.

8. Mantener una buena posición mientras se duerme no solo le ayudará a tener un sueño placentero o evitará los dolores posteriores en su cuerpo, también reducirá los ronquidos. Expertos aconsejan dormir de costado, evitar almohadas altas y dormir boca arriba porque, de esta manera, la lengua, barbilla, grasa y piel circundante se relajan completamente y obstruyen las vías respiratorias. 

9. Cuando se tiene gripe o se está resfriado las vías respiratorias se bloquean por mocos, estrechando las vías y aumentando las posibilidades de roncar. Una buena sacudida antes de dormir puede ser un excelente remedio.