Qué es la dermatitis y cuál es su tratamiento

La dermatitis, es una inflamación de la piel que causa resequedad, escozor, sarpullido y enrojecimiento. Puede aparecer en la cara, los codos, tras las rodillas, en manos y pies. Una vez que te rascas las lesiones, sus síntomas pueden empeorar.

En las siguientes líneas conseguirás información sobre los tipos más comunes de dermatitis que se conocen y cómo tratarla.

Qué es la dermatitis y sus tipos

Es común que hayas escuchado nombrarla de distintas formas, a causa de las razones que la producen: dermatitis de contacto, dermatitis seborreica y dermatitis atópica.

No es una enfermedad contagiosa. Es causada por razones ambientales en unos casos y por carga genética en otros. La psoriasis y la dermatitis atópica, por ejemplo, tienen una carga genética.

La dermatitis atópica, también conocida como eczema (Academia Americana de Pediatría) o eccema (Fundación Nemours), aparece casi siempre desde la niñez y es común entre las personas con antecedentes familiares del mismo padecimiento.

La dermatitis de contacto es la más común. No es causada por alergias. Es una reacción de la piel a alguna sustancia que la irrita. Estas sustancias pueden estar presentes en jabones, detergentes, tintes para el cabello, plaguicidas, champú, suavizantes de telas y otros químicos.

La dermatitis alérgica, esta es ocasionada por el contacto de una sustancia que provoca reacción alérgica con la piel del individuo. Las sustancias que más comúnmente ocasionan alergias son: adhesivos, antibióticos, telas, perfumes, lociones, ungüentos, tintes para el cabello, metales de prendas, guantes de látex, etc.

En ambos casos, sea de contacto o alérgica, debes retirar de inmediato la sustancia que ocasionó la reacción.

De la dermatitis seborreica, se cree que es una combinación de la actividad de glándulas sebáceas, algunos hongos de la piel y factores genéticos. Provoca la formación de escamas, en áreas grasosas del cuerpo: cuero cabelludo, cara y dentro del oído.

Diagnóstico y solución de la dermatitis

En la mayoría de los casos de dermatitis, el diagnóstico es sencillo y la solución puede lograrse con la ayuda de remedios caseros. Pero si los síntomas persisten, conviene que acudas al médico para que te indique el tratamiento adecuado.

En la de origen seborreica, pueden ayudarte los champús específicos y hacer cambios en tu estilo de vida, que incluyan asumir una dieta saludable y practicar ejercicio con regularidad.

En todos los casos, debes evitar el estrés, el consumo de alcohol, cigarrillos y usar prendas de vestir que causen picazón o sudoración.

Conviene respetar el pH natural de tu piel, usando un jabón neutro o hipoalergénico.

Un remedio muy efectivo es el baño de avena. Pon a hervir 1 litro de agua y coloca unas 6 cucharadas colmadas de avena. Bátela hasta lograr una mezcla suave y agrégala al agua de la bañera. Déjala actuar por unos 10 minutos. Enjuaga con agua limpia. Tendrá un efecto refrescante y reducirá la comezón rápidamente.

Aplícate compresas de té de manzanilla o de tomillo en las zonas afectadas.

Tomar dos o tres veces al día alguna infusión depurativa, también puede ayudarte. La cola de caballo y la ortiga, por ejemplo, son excelentes en infusiones, para limpiar tu organismo de sustancias tóxicas y sanar tus lesiones.