¿Por qué no debes realizar una dieta detox?

Según los especialistas, las limpiezas “detox” rara vez tienen efectos duraderos, sino que hasta en algunos casos pueden dejarte menos saludable que antes.

Ser saludable te toma una cantidad de tiempo considerable, por eso encontrar “atajos” para esto puede ser muy atractivo. Estos esfuerzos muchas veces vienen en forma de “desintoxicación” o como una garantía para sanar tu cuerpo con poco o casi sin esfuerzo y sacrificio.

Un ejemplo conocido es un video que se hizo viral mostrando imágenes de personas con cebolla en sus pies, dentro de las medias. ¡En un solo día tuvo más de 13 millones de vistas!

La premisa de este famoso video prometía que sí ponías rodajas de cebollas en tus pies ibas a curar tu enfermedad durante la noche. Y a continuación se decía que este método se utilizaba en la antigüedad y que aún en la actualidad funcionaba.

El método de la cebolla cortada podría, supuestamente, desintoxicar tu cuerpo debido al gran número de células nerviosas en la parte inferior de tu pie que están conectadas con el cerebro, hígado y corazón.

Por suerte, es uno de los métodos más suaves que la gente ha llegado a utilizar con la esperanza de desintoxicar el cuerpo. Pero lo cierto es que rara vez se menciona que tipo de toxinas son las que van a eliminarse con este método. Tampoco se ha proporcionado una evidencia real de que esto funcione.

La mayoría de los métodos “detox”, sin embargo, giran alrededor de restringir calorías, consumir en exceso líquidos, ayunar y tomar grandes cantidades de suplementos nutritivos para obtener alguno de los resultados prometidos.

Detox en tu cuerpo

Muchos médicos especialistas han asegurado que cambios drásticos y extremos en la dieta pueden hacer más daño del que creemos.

Un ejemplo es la cúrcuma, que en pequeñas dosis es buena para nuestra salud por diversos motivos, pero en dosis grandes puede producir incremento de la ansiedad o dificultades para dormir.

Por eso, el mejor camino para ayudar a los órganos que desintoxican el cuerpo y respetar sus procesos es comer sano, hacer 30 minutos de ejercicio diario, descansar mucho y bien por la noche y beber suficiente agua para estar hidratado.

Pero, como todo, mucho de algo bueno puede provocar algo malo.

Mucha agua puede hacerte daño

El beber agua en exceso puede llevarte a la hiponatremia. Esto es cuando la sangre contiene muy poco sodio y hace que las células se hinchen.

Esto puede causar síntomas que van desde:

  • Nauseas
  • Confusión
  • Cansancio
  • Calambres musculares
  • Vómitos
  • Dolor de cabeza
  • Convulsiones
  • Entrar en estado de coma

Estas condiciones varían pero pueden ser realmente una amenaza para la vida de quien padece de hiponatremia. De más está decir que debes tener una atención médica de inmediato.

Debes saber que cada vez que haces una “desintoxicación”, estás cometiendo un error en la dieta. El cuerpo es eficaz en la eliminación de toxinas sobre una base diaria, por lo que sumarle a esto una desintoxicación no es necesario.

La mayoría de las personas que viven en el mundo desarrollado, comen alimentos procesados, que contienen químicos, saborizantes y conservantes que intoxican nuestro cuerpo.

Este es un problema real pero que no se cura tomando jugos a base de verduras, es un problema de raíz que se soluciona con un cambio drástico en la alimentación.

En términos generales, es mejor evitar las toxinas del tabaco y el alcohol, manteniendo una dieta equilibrada y una rutina de ejercicios. Asimismo, aconsejan conseguir una cantidad adecuada de descanso (8hrs) y beber una cantidad de agua suficiente para no caer en la deshidratación.

Esa es la forma en la que puedes apoyar los sistemas de desintoxicación de tu propio cuerpo. No dietas basadas en jugos, sino una dieta sana y prolongada.

Las dietas que modifican de forma rápida tu alimentación pueden llegar a hacer más daño a corto plazo y la recuperación puede tardar mucho más tiempo.