Qué es la diabetes tipo 1

Los expertos de todo el mundo coinciden en realidad en que la diabetes es un grupo de enfermedades y no una única afección. En este contexto, la diabetes tipo 1 es la más habitual en los niños y adolescentes. Esta enfermedad se caracteriza por la carencia absoluta o relativa de niveles adecuados de insulina que aseguren un control preciso del metabolismo.

La causa de la diabetes tipo 1 es autoinmune, esto es, se detectan anticuerpos que identifican a las células del páncreas como si se tratara de un cuerpo extraño o un organismo invasor. En otros términos, el propio sistema inmune del organismo destruye a las células encargadas de la secreción de insulina.

Como consecuencia de la ausencia de insulina, se produce una elevación de los niveles sanguíneos de glucosa. Al superarse la capacidad del riñón de retener esta sustancia, se desencadena la aparición de concentraciones detectables de glucosa en la orina, con mayor volumen urinario.

Este proceso se asocia con un aumento de la sed y se producen una serie de síntomas clásicos de la enfermedad: poliuria (mayor cantidad de orina), polidipsia (mayor sed) y pérdida de peso (por deshidratación). La enfermedad se trata con una dieta adecuada y, especialmente, con el aporte de insulina.

En la actualidad, se dispone de una serie de análogos de la insulina convencional que se asocian con mejores resultados en términos del metabolismo y de la calidad de vida de los pacientes afectados. Sin embargo, esta terapia se vincula con un mayor riesgo de hipoglucemia como efecto adverso frecuente.