Qué es la diabetes tipo 2 y cómo detectarla a tiempo

Se reconoce en la actualidad que el término “diabetes” engloba en realidad a diferentes enfermedades que comparten como característica común al aumento de los niveles plasmáticos de glucosa (hiperglucemia). La diabetes tipo 2 es la variante más frecuente de esta grave afección.

A diferencia de lo que ocurre con la diabetes tipo 1, los pacientes con diabetes tipo 2 presentan una producción normal o incluso aumentada de insulina, la hormona secretada por el páncreas encargada del metabolismo de la glucosa. En realidad, en estos individuos se describen alteraciones a nivel del receptor de la insulina, una molécula presente en las células de los músculos, el hígado y otros tejidos.

Por lo tanto, los expertos hablan de “resistencia a la insulina” y la mayor parte de los tratamientos farmacológicos consisten en medicamentos que modifican la capacidad de la propia insulina del paciente para interactuar con su receptor.

La diabetes tipo 2 se asocia con complicaciones muy graves en distintos órganos, en especial en los enfermos en los cuales coexiste con otras alteraciones como la hipertensión, la hipercolesterolemia, el tabaquismo, la obesidad o el estrés.

Entre las consecuencias más críticas de la diabetes tipo 2 se mencionan la enfermedad coronaria, la insuficiencia cardíaca, la isquemia de los miembros con necesidad de amputación, el pie diabético, el deterioro cognitivo, la demencia, la insuficiencia renal y la afección visual o retinopatía diabética.

Los pilares del tratamiento de la diabetes tipo 2 son la dieta, el ejercicio y la terapia farmacológica, que permiten evitar numerosas complicaciones y asegurar una mejor calidad de vida.