8 motivos por los cuales sufrimos disfunción sexual (¡y la solución definitiva!)

Muchas personas pasan, por momentos, por períodos en los cuales no pueden tener sexo debido a la impotencia. Esto no es algo anormal, ni extraño. Todos estamos expuestos a que nos pase.

¿Estás en un momento de éstos? ¿Sufres de impotencia? Sigue leyendo, porque aquí compartiremos contigo los principales motivos por los cuales esto sucede.

1 – Tienes estrés

Muchas personas no pueden hacer muchas cosas cuando están bajo estrés. La sexualidad es una de estas cosas. El estrés en casa, en el trabajo, o incluso en las relaciones puede tocarle a cualquiera. Es importante saber cómo lidiar con el estrés para que no afecte tu vida sexual.

2 – Tienes problemas con tu pareja

Los problemas de pareja son uno de los principales motivos de la caída del rendimiento sexual. Para las mujeres, sentirse cerca de su pareja y deseadas es clave para el sexo. Para los hombres, pasa exactamente lo mismo.

Las peleas, la comunicación pobre, sentirse traicionado o la falta de confianza son factores a tener en cuenta. Si sientes que algo no está bien con tu pareja en términos de comunicación, no dudes en hablarlo.

3 – Tomas mucho alcohol

Un trago podría aumentar tu deseo sexual. Sin embargo, mucho alcohol puede eliminar la capacidad de tener buen rendimiento sexual. Además, estar alcoholizado puede molestar a tu pareja y quitarle el deseo sexual a ella.

Si tienes problemas con el alcohol, no dudes en hablar con un profesional.

4 – Duermes poco

Si tienes poca potencia sexual puede que estes durmiendo poco. ¿Estás yéndote a dormir muy tarde, o levantándote muy temprano? ¿Tienes problemas para quedarte dormido?

Cualquiera de estos problemas relacionados al sueño pueden estar atentando contra tu deseo sexual. Duerme mejor para reactiva tu deseo sexual.

5 – Sufres sobrepeso

Si tienes sobre-peso u obesidad, es probable que tu capacidad sexual disminuye. Puede estar relacionado con el hecho de que ya no disfrutas practicar el sexo, que no puedes desempeñarte como te gustaría, o que estás condicionada porque no te gusta tu cuerpo.

Trabajando en tu autoestima y en tu cuerpo te ayudará a tener una mejor imagen de ti y a sentirte mejor al momento de tener relaciones.

6- ¡Tienes hijos!

Cuando uno es padre no tiene por qué perder el deseo sexual. Sin embargo, es muy difícil para padres encontrar un momento y tiempo suficiente para la intimidad.

La clave es encontrar los momentos clave para hacerlo. ¿Quizás durante la siesta del pequeño? Hay que ser creativos y buscarle la vuelta. Mejor calidad que cantidad.

7 – No te gusta tu cuerpo

Es fácil sentirse bien si tienes confianza en ti mismo y te gusta tu cuerpo. Lo mejor que puedes hacer es aceptar tu cuerpo como está hoy en día, incluso si estás trabajando para ponerte en forma.

Sintiéndote bien contigo mismo te puede poner de ánimos para disfrutar el sexo sin prejuicios. Más confianza en ti dará más confianza a tu pareja, y las relaciones serán mucho mejores.

8 – Estás tomando algún medicamento

Algunos medicamentos suelen disminuir el deseo/potencia sexual. Entre estos podemos encontrar los antidepresivos, los medicamentos para la presión arterial, las píldoras anticonceptivas, las drogas anti-HIV, o las drogas utilizadas para quimioterapia.

Cambiar de medicamentos o cambiar las dosis puede ayudar, pero siempre tienes que comentarle la situación a un médico para que pueda encontrar la solución al problema.

9 – Problemas de erección

Los problemas de erección en el hombre muchas veces son mentales, y los pueden condicionar al momento de tener sexo. Ese condicionamiento lleva a una disminución del deseo sexual.

¿Tienes problemas de erección?

¿Quieres solucionar este problema definitivamente y de manera natural? Tienes suerte, porque nosotros conocemos el sistema más efectivo del mundo para volver a disfrutar de erecciones fuertes y duraderas.

¿Qué esperas? Conoce el método “Disfunción Nunca Más” haciendo click aquí.

Califica este artículo:

0/50 votos