Qué es la dislexia y cómo es su posible tratamiento

¿Cómo puedes saber que tu hijo sufre de dislexia si desconoces de qué se trata?

El desconocimiento, la falta de información y otros factores asociados, pueden conducir a padres y docentes a confundirla con otras deficiencias. Exponer causas y el tratamiento de la dislexia es el objetivo de este artículo.

Una primera aproximación refiere que la dislexia es un trastorno que ocurre en niños con dificultades para la adquisición de la lecto-escritura. Quienes la padecen no presentan problemas físicos ni psicológicos. Sin embargo, el caso obedece a operaciones cerebrales que no se ejecutan con normalidad.

¿Qué es y cuáles son las causas de la dislexia?

De acuerdo a la etimología, dislexia significa dificultades en el lenguaje. Se identifica con los problemas que tienen los niños para distinguir los sonidos del habla y lograr aprender la relación entre letras y palabras. Según las diferentes investigaciones, la dislexia se relaciona con los genes y el desarrollo del cerebro.

Pareciera no existir una certeza sobre el origen de este trastorno. Se señala una condición hereditaria, dada la recurrencia familiar que revelan algunos estudios. La relacionan con lesiones cerebrales, traumas o lesiones localizadas en el área donde opera las funciones cognitivas que impiden facilitar la adquisición de la lecto-escritura.

Otras razones indican que puede ser por influencias hormonales registradas en el desarrollo fetal. Evidentemente, se trata de un trastorno multicausal. Pero es importante que, si eres padre, o madre, o ejerces la docencia, mucha atención con las habilidades de lecto-escritura que manifiesta tu hijo o aprendiz.

Si no se atiende a una edad temprana del desarrollo del niño, puede ser una anomalía que le acompañe hasta la vida adulta. Recuerda que las habilidades de lecto-escritura y la comprensión de la lectura, son destrezas que permiten que el individuo desarrolle una vida social a plenitud.

Posible diagnóstico de la dislexia

La primera etapa de la escuela, cuando el niño entra en contacto con el aprendizaje de las primeras letras, representa el período cuando se puede detectar el trastorno. Aquí el papel de los docentes es crucial.  La observación del profesional es determinante para señalar las razones que dificultan la capacidad del niño para el aprendizaje.

Los síntomas revelan, por ejemplo, que el nivel de lectura de acuerdo a la edad es precario; lo que le dictan no lo comprende; resulta lento para las instrucciones; no recuerda las secuencias de los mensajes; no diferencia  las letras; dificultad para pronunciar una nueva palabra; pésima ortografía. Todo ello indica dislexia.

Tanto un médico que evalúe las condiciones físicas del niño, como el dictamen de un psicólogo, son los diagnósticos para encausar un tratamiento de la dislexia. Ya sabes, si tu hijo presenta los síntomas descritos, conversa con el docente, y busca asesoría con los especialistas.

Tratamiento de la dislexia

No existe hasta ahora un método para abordar al cerebro y que se aplique un tratamiento de la dislexia. Se reconoce la detección en la primera edad y de allí la evaluación profesional. Para el caso se llevan a cabo técnicas especiales de lecto-escritura y comprensión lectora realizadas por un docente especializado.