Tres métodos súper efectivos para eliminar el dolor de mandíbula

¿Te duele la mandíbula? ¿Ya no sabes cómo eliminar el dolor? El dolor de mandíbula puede ser tan serio que a veces puede limitarnos la capacidad de hablar, de mover la mandíbula, o de comer.

Sin embargo, el dolor de mandíbula no siempre significa que tengas un problema en esa zona: puedes tener desde problemas desde los senos nasales hasta en los dientes.

Una de las principales causas de dolor es el transtorno temporomandibular, que puede ocurrir por una herida en alguna articulación de la mandíbula, por estimulación excesiva de la mandíbula o por inflamación de los músculos que controlar el movimiento de tu boca.

A continuación podrás conocer los principales remedios caseros para el dolor de mandíbula. Son varias las opciones que tenemos para ti… descúbrelas todas a continuación.

Alivia el dolor de mandíbula con compresas con hielo

Si utilizas una bolsa con hielo podrás combatir el dolor de mandíbula. La baja temperatura de los hielos tienen un efecto positivo sobre los nervios de la zona, los cuales son clave para el dolor.

Para poder tratar la zona con hielo, has lo siguiente:

  • Pon hielo dentro de una bolsa plástica
  • Envuelve la bolsa con una manta de tela
  • Aplica hielo en la zona por diez minutos
  • Espera diez minutos antes de aplicar hielo nuevamente

Nunca, pero nunca intentes aplicar hielo directamente en la piel, porque correrás riesgos de lastimarla.

Aplica calor húmedo

Aplicar calor provocado por agua tibia sobre la mandíbula puede ayudar a combatir el dolor en la zona. El calor húmedo puede relajar los músculos sobre-activos, lo cual reduce el dolor.

El calor húmedo, además, mejora la circulación de sangre en la zona afectada, lo que ayuda a mejorar el proceso de sanación.

Cómo aplicar calor húmedo en la cara

  • Moja una tela con agua tibia
  • Elimina el exceso de agua
  • Aplica la manta por 10 minutos
  • Repite cada dos horas hasta que pase el dolor
  • Siempre verifica la temperatura en tu mano, ¡por las dudas!

Masajea el área suavemente

Los masajes son una buena manera de combatir el dolor de mandíbula. Puede ayudar a disminuir el dolor, sea cual fuere la causa que lo está provocando.

Los masajes ayudan a liberar tensión muscular y mejora el flujo de sangre en la zona. Además, puede ayudar a aliviar dolores provocados por artritis.

Cómo masajear la mandíbula

  • Aplica aceite de oliva o de coco en la línea de la mandíbula
  • Masajea el área con dedo índice y medio
  • Utiliza movimientos circulares por cinco minutos
  • Abre tu boca cuatro o cinco veces
  • Repite el proceso 2 o 3 veces más

¡Ahora ya sabes qué hacer si te duele la mandíbula! Puedes aplicar hielo, calor húmedo o incluso masajear tu mandíbula con las manos y un buen aceite. ¿Qué esperas para aliviar el dolor?