¿Sabes lo que es el ego y cómo este define tu personalidad?

Cuando hablamos de una persona egocéntrica, nos referimos a alguien que cree que el mundo gira a su alrededor, que nada más importa sino sus propias necesidades y que los demás, inclusos los más cercanos, siempre están en segundo plano. Pero, ¿en realidad el ego se trata únicamente sobre esto? o ¿hay muchas más cosas que lo definen?

Los psicólogos y psiquiatras se refieren al ego como el reconocimiento de la identidad propia. Otros aseguran que no es más que un reflejo de la opinión que tienen otros sobre nosotros; mientras que los más espirituales lo definen como la superficie de la mente.

¿Cómo define el ego tu personalidad?

De acuerdo con una de las definiciones, el ego es la identificación con el yo físico, mental y emocional; es decir cuando logramos identificarnos con nuestros pensamientos, con nuestro cuerpo físico, con el mundo que nos rodea y con nuestra propia historia de vida.

El ego es capaz de definir tu personalidad pero no siempre o no necesariamente de una manera positiva, pues dependiendo de cómo se asuma, puede convertirse en:

-Tu peor enemigo.
-En la razón por la que no congenias con los demás.
-En una fuente de inconformidad.
-En un motivo para maltratar a los demás
-En una razón de desprecio hacia otros.
-En una fuente de insatisfacción.
-En la clave del fracaso.

A lo largo de nuestras vidas, hay momentos en los que podemos colocarnos en un nivel superior sobre quienes nos rodean, por tener más dinero, por ser más preparados, por tener más estudios, por contar con más experiencia o incluso por ser más atractivos físicamente.

Cuando todo esto se convierte en un pensamiento dañino, es cuando el ego comienza a afectar de manera negativa nuestras vidas y comienza a afectar la manera cómo nos situamos en el mundo.

Pero el ego también puede ser asumido como un mecanismo de supervivencia que nos puede ayudar a sobrellevar la vida. No obstante, la clave está en entender que todo nuestro potencial, talento y capacidades los podemos usar para triunfar, sin necesidad de estar en constante conflicto con nuestro entorno.

El ego puede ser más bien una herramienta para conocernos a nosotros mismos, tener una sabiduría profunda sobre lo que somos.

¿Cómo dominar el ego?

El ego normalmente es el responsable de tus problemas con el mundo y con los demás, porque es el que intenta convencerte de que todo debe ser tal y como lo esperas. Por lo tanto es importante buscar las maneras de dominarlo y que no ocurra lo contrario: que te domine a ti.

Existen varios pasos que puedes seguir para tomar el control:

1. Adopta el papel de observador para aprender de las experiencias.
2. No asumas que el lado contrario de ganar siempre es perder.
3. Recuerda que en este mundo todos compartimos la misma energía
4. Libertarte de esa necesidad de querer siempre tener la razón.
5. Evita que la hostilidad se vuelva parte de tu vida.
6. No dejes que el resentimiento y la amargura sean sentimientos usuales.
7. Fortalece tu conexión con la fuerza de la intención.
8. Céntrate en tu crecimiento sin tomar en cuenta la competencia
9. Nunca te consideres superior a las demás personas.
10. No valores a los demás por cosas superficiales.

El sentirse especial no siempre implica establecer comparaciones, no se trata de menospreciarte, sino de evitar que el ego defina tu manera de ser de una forma negativa. El objetivo es que logres ser feliz, librándote de la necesidad de tener más o ser mejor que los demás.

Califica este artículo:

0/50 votos