Qué son los Ejercicios de Kegel y para qué sirven

Básicamente, los ejercicios de Kegel son contracciones de la musculatura del suelo pélvico. Suena muy sencillo, pero no lo es si no conoces a ciencia cierta cuáles son estos músculos, cómo se mueven y para qué sirven.

Los músculos perineales, también conocidos como los músculos de suelo pélvico, son aquellos que se encargan de contener las vísceras, vejiga, útero, vagina y recto, siendo su función básica la continencia.

Entonces, al practicar los ejercicios de Kegel lo que vamos a hacer es fortalecer la musculatura del suelo pélvico, para ayudarnos a tener un mejor control de nuestra vejiga, sobre todo si tenemos urgencia urinaria o incontinencia de esfuerzo. Además, tienen un beneficio adicional que es mejorar la función sexual.

Pero, para hacerlos de manera correcta hay que tomar en consideración algunas variables que permitirán que los resultados sean mejores, como por ejemplo:

  • Postura correcta
  • Respiración adecuada
  • Contracción muscular localizada.

¿En qué consisten los ejercicios de Kegel?

Los ejercicios de Kegel consisten en contraer y elevar los tres orificios perineales -uretra, ano y vagina-, mantener esa contracción, soltar la contracción, para luego descansar y relajar.

  • Es fundamental que entre una repetición y otra exista el descanso adecuado, de esta manera, la musculatura se relaja y puede contraerse nuevamente sin ningún problema.
  • Si practicas los ejercicios mientras estás sentada, lo aconsejable es que utilices un asiento que te permite la mayor movilidad pélvica posible, permitiendo que esté en una posición neutra, ni en anteversión ni en retroversión.
  • Debes apoyarte sobre los huesos que se conocen como isquiones y no inclinarte ni hacia adelante ni hacía atrás.
  • En lo que respecta a la respiración, debe ser tranquila. Al inhalar debes elevar los orificios perineales y al exhalar, debes relajarlos, para luego descansar y repetir.

Para saber si estas incurriendo en un error debes fijarte bien en las cosas que no debe pasar mientras practicas esta rutina. Por ejemplo, no debes sentir que la musculatura de tus glúteos se activa; tampoco debes cerrar las piernas ni contraer la parte interna de los muslos; tampoco debes contraer los músculos rectos del abdomen.

Cualquier mujer adulta, sana y con un mínimo de fuerza en los músculos pélvicos puede beneficiarse de estos ejercicios. Pero es especialmente útil para las mujeres que practican deportes con regularidad y actividades físicas en alto impacto.

Asimismo, son recomendables durante la etapa de la menopausia, si sufres de estreñimiento, si estás planificando un embarazo o estás en el posparto.

Ejercicios de Kegel y las relaciones sexuales

Los ejercicios de Kegel para fortalecer la musculatura pélvica, además de disminuir los riesgos de sufrir la molesta e incómoda incontinencia urinaria, también son fundamentales para mejorar las relaciones íntimas.

La explicación de esto es que podemos aprender a reforzar los músculos pélvicos de manera que podamos controlar mejor el movimiento de las paredes de la vagina, lo que ayuda a tener mayor sensibilidad.

Algunos especialistas recomiendan practicar esta rutina con ayuda de unos ejercitadores que vienen en forma de esferas y que, al ser sólidos y con cierto peso, ayudan a que la musculatura pélvica adquiera fuerza al intentar sostenerlos.

Los ejercicios de Kegel no requieren de mayor esfuerzo ni tampoco de mucho tiempo y realizando la misma rutina -con o sin ejercitadores- unas tres veces por semana, conseguirás varios beneficios: fortalecer la musculatura del suelo pélvico y tener relaciones sexuales más intensas y satisfactorias.

En caso de que tengas alguna duda al respecto, te aconsejamos que consultes con un especialista, para que te explique los otros tantos beneficios que conlleva esta práctica.

Califica este artículo:

0/50 votos