El desayuno ayuda a bajar de peso ¡Descubre por qué!

El desayuno ayuda a bajar de peso ¡Descubre por qué!

Un cuerpo sano y en forma son razones más que válidas para realizar el primer ritual del día: el desayuno. Un rico café, pan tostado, infusiones, jugo de naranja, todos ellos forman parte de este gran círculo que nos brinda la posibilidad de recobrar las fuerzas que no tenemos a la hora de levantarnos diariamente.

Las razones dadas por la mayoría de las personas para saltearse esta comida tan importante del día son varias, entre las que se destacan de manera principal:

– La falta de tiempo para sentarse a la mesa (debido a levantarse con la hora justa para realizar las actividades de día)

Haber cenado muy bien la noche anterior y no sentir deseos de comer para no sobrecargar el estómago

– y la más escuchada…¡no querer engordar!

Desayuno: el no ayuno

Como su nombre lo indica, el desayuno es lo que viene luego del ayuno y es la primera oportunidad que tiene el cuerpo de recuperarse de las horas de sueño, sean muchas o pocas. Al desayunar, el organismo se llena de energía. De lo contrario, debe hacer un esfuerzo adicional. ¿Y sabes lo que provoca la falta de energía? Disminución de la concentración, mal humor y desórdenes en la alimentación.

Además, el desayuno evita tres grandes problemas que suelen presentarse sin una edad estimada:

– Es foco activo en la prevención de la diabetes

– Actúa en defensa del organismo, socavando problemas cardiovasculares

– Evita el estreñimiento

Como puedes ver, sus beneficios son razones mucho más que válidas para no dejarlo de lado y disfrutar de una mañana rica en alimentos. Más adelante, mencionaremos aquellos alimentos que debes tener en cuenta a la hora de prepararlo.

Pero, ¿sabías que además de ser fuente vital de energías, el desayuno ayuda a no ganar peso? ¡Así es! Incorporarlo como actividad habitual permite mantener un peso saludable y prevenir enfermedades.

¡El desayuno ayuda a adelgazar!

¿Mito o realidad? Absoluta realidad, y te contamos por qué y cómo hacerlo.

La principal razón por la cual el desayuno ayuda a nuestro organismo a no ganar peso es la mejor calidad en la dieta y el balance entre los horarios de las comidas. ¿Cómo es eso? No es lo mismo ingerir alimentos a la mañana y luego llegar a la hora del almuerzo con moderación, que saltearse esta actividad para que la primer comida del día sea al mediodía.

Seguramente, les ha pasado no desayunar y comer el doble o el triple en el almuerzo y luego sentir esa sensación de atracón en la barriga. Entonces, hay que tenerle respeto al desayuno.

R218AYREJM_Fotor

Existe una asociación positiva entre las personas que desayunan y el peso sano. Un estudio afirma que el riesgo de presentar obesidad se incrementa 4,5 veces entre quienes no desayunan comparado con los que sí lo hacen. Esta asociación de un peso más sano y el desayuno se debe a una mejor calidad en la dieta.

Claves para un buen desayuno

Lo ideal es desayunar lo más rápido posible desde el momento en el que te levantas de la cama, ya que nuestro organismo comienza a metabolizar grasa con energía ¡Y eso no es bueno para nuestro cuerpo!

– Las bebidas que formen parte del desayuno, esencialmente, deberían ser libres de azúcar adicional, es decir, ¿por qué agregarle más azúcar al jugo exprimido, si con lo que tiene ya es suficiente? ¿O por qué inyectar aún más glucosa a una galleta untada con manteca?. Son puntos que debes tener en cuenta para no sobrecargar tu organismo de cosas innecesarias.

– Equilibra tu dieta de desayuno incluyendo cereales, panes integrales, leche, café e infusiones diversas. Tómate el tiempo para disfrutar de este momento, sea solo o en familia. No pierdas la oportunidad de desacelerar tu rutina.

– Ingiere menos alimentos altos en grasas saturadas y colesterol, y más cereales con fibra, lácteos y frutas, que ayuda a mantenerte satisfecho hasta la próxima comida, y a controlar las calorías que se consumen a lo largo del día.

Recuerda que el desayuno permite que nuestro cuerpo comience a quemar grasas desde temprano, de manera tal que nuestro metabolismo se regule.